Despliega el menú
Sociedad

Todos los animales tardan en orinar 21 segundos de media

Esta investigación es una de las premiadas con los 'Anti Nobel' a los estudios más absurdos.

Algunos de los premiados con los 'Ig Nobel' en la edición de 2015.
Todos los animales tardan en orinar 21 segundos
Reuters

El descubrimiento de que todos los animales vacían su vegija en, aproximadamente, 21 segundos, sea cual sea su peso o su tamaño, es uno de los trabajos científicos merecedores de los premios IG Nobel 2015, más conocidos como los 'Anti Nobel', que concede cada año la Universidad de Harvard.

Este hallazgo, que ha sido bautizado como la 'Ley de la orina', se ha desarrollado analizando vídeos en cámara rápida para observar la dinámica de los fluidos involucrados en el acto de orinar. Una de las autoras, Patricia Yang, apunta que este trabajo gira en torno a la adaptabilidad del sistema urinario en las criaturas más grandes.

También ha sido agraciado con un Ig Nobel el ranking de las picaduras de insectos más dolorosas y en qué partes del cuerpo duelen más. Sus creadores, los entomólogos Justin Schmidt y Michael Smith, se dejaron picar ellos mismo para conocer de primera mano la intensidad de dolor de la picadura de varios insectos. Concretamente, sufrieron cinco picaduras al día en 25 partes del cuerpo a lo largo de 38 días.

Tras este proceso experimental, los dos científicos llegaron a la conclusión de que las zonas más sensibles son las fosas nasales, el labio superior y el pene.

Pero no han sido los únicos en recibir este galardón que reconoce las investigaciones más absurdas del año o, como dice la organización: "los estudios que primero te hacen reir y después te hacen pensar". Junto a ellos, también se ha reconocido un trabajo que ha demostrado que se puede diagnosticar apendicitis a un paciente a través de los pasos de peatones elevados.

Para ello, un centenar de persona pasó con su coche sobre estos badenes de los que 34 sufrían apendicitis. Los resultados determinaron que 33 de ellos sufrieron fuertes dolores que mostraban claramente que padecían la inflamación.   

Además, ha sido reconocido en la categoría biología el científico chileno Rodrigo Vásquez por su descubrimiento de un pollo que camina igual que un Tirannosaurus rex, según el investigador.

El joven de la Universidad de Chile y sus colegas observaron que si a un pollo pequeño le colocas una cola artificial pesada en la parte trasera, acabará caminando como un dinosaurio.

Dicen los expertos que, por muy absurdo que parezca, estos experimentos ofrecen la oportunidad de explorar cómo se habrían desplazado especies extintas como el Tyrannosaurus rex.

En Matemáticas, el comité ha elegido a dos austríacos de la Universidad de Viena que intentaron determinar mediante cálculos estadísticos si es posible que Moulay Ismaïl, sultán de Marruecos, fuera efectivamente el padre de 888 niños nacidos entre 1697 y 1727, como sostiene la leyenda.

También han sido premiados los estudios sobre una cebolla que no hace llorar, un sistema de molinos de solidifica un huevo sin cocerlo o la investigación que busca si '¿eh, eh?' es una interjección universal que se pronuncia igual en todos los sitios.

Este último es fruto de la investigación de los lingüistas Mark Dingemanse, Francisco Torreira y Nick Enfield, de Nimega (Países Bajos). La semana pasada, este equipo publicó un amplio estudio de seguimiento que revela, entre otras cosas, que la gente pide aclaraciones en un promedio de cada minuto y medio, no solo preguntando '¿eh?', sino también con preguntas y sugerencias más específicas.

A pesar de las importantes diferencias en las lenguas y culturas, parece que este "sistema de reparación" funciona igual en todas partes. La palabra ganadora del Ig Nobel '¿Eh?' es, entonces, un pequeño engranaje de una máquina más grande, pero un eslabón importante: sin este tipo de palabra, no habría manera de indicar rápidamente que no hemos entendido algo y nuestras conversaciones estarían constantemente llenas de malentendidos.

Etiquetas
Comentarios