Sociedad
Suscríbete

Los 15 abusos más frecuentes que puedes evitar sufrir al comprar un billete de avión

Facua ha elaborado un listado de irregularidades que son motivo de reclamación para prevenir este tipo de situaciones que tanto incomodan al viajero.

Pasajeros en el interior de un avión durante un vuelo internacional.
Pasajeros en el interior de un avión durante un vuelo internacional.

Al comprar un billete de avión, y en función de la página web y de la compañía con la que se realice, el consumidor puede ser víctima de un buen número de irregularidades que se suceden desde el momento de la reserva del billete hasta una vez llegado al aeropuerto de destino.

Para prevenir al consumidor sobre estas situaciones de abusos que son motivo de reclamación, FACUA-Consumidores en Acción ha elaborado una lista con las quince irregularidades más frecuentes que pueden sufrir los pasajeros a la hora de comprar un billete de avión:

1. Subir el precio del billete tras comparar distintas ofertas y volver a la página inicial. Facua advierte de que, en ocasiones, determinadas webs registran la IP del usuario y, al comprobar que este está interesado, le ofrecen un precio más alto confiando en que por miedo a una nueva subida acelere la compra. Para sortear esta práctica, aconsejan: "se puede verificar si el portal ha empleado esta técnica reiniciando el módem (si la conexión no tiene IP fija) o desactivando y volviendo a activar la conexión a datos móviles del smartphone".

2. Cobrar un suplemento al hacer efectiva la compra con tarjeta de crédito (el único medio de pago que uno puede utilizar si realiza la compra 'online'). "Todavía hay compañías que aplican este recargo, y eso que la ley dice muy claro que está prohibido hacerlo", alerta Facua.

3. Cargar un seguro de viajes. Según informa Facua, el precio del billete ya lleva incluido por ley el seguro obligatorio de viajeros y la legislación europea prohíbe que en las contrataciones por internet aparezcan preseleccionados servicios adicionales. No obstante, añaden: "más de una aerolínea ha utilizado ganchos engañosos como 'le recomendamos firmemente que no viaje sin seguro', para que el usuario acabe pagando un seguro". 

4. Añadir un 'plus' por elegir asiento, cuando esta opción, en algunas aerolíneas, es obligatoria.

5. No confirmar la compra del billete tras realizar el pago, obligando al usuario a llamar a una carísima línea 902 o, en el peor de los casos, a un fraudulento 807, para averiguar qué ha pasado.

6. Impedir el embarco por no llevar el DNI, siendo que el Plan Nacional de Seguridad Aérea reconoce como documentación válida los documentos de identidad expedidos en cualquier país de la Unión Europea: es decir, el pasaporte, el carné de conducir español y el permiso de residencia en España o alguno de los Estados firmantes del tratado Schengen.

7. Prohibir embarcar a menores de 14 años sin DNI en vuelos cuyo origen y destino es España. La normativa -alude Facua- establece que "los pasajeros españoles menores de 14 años, en vuelos nacionales, están exentos de llevar documentación, siendo en todo caso responsable de los mismos la persona con la que realiza el viaje". 

8. Negar el embarque a un pasajero en el vuelo de vuelta por no haber utilizado el de ida con independencia de las causas (por ejemplo por la pérdida del vuelo).

9. Obligar a esperar el vuelo siguiente por culpa del 'overbooking'. A pesar de que la sobreventa es legal en la Unión Europea, Facua recuerda el derecho del pasajero a recibir una compensación económica de entre 250 y 600 euros, según el tipo de vuelo, además de la cobertura por parte de la aerolínea de los gastos que le provoque la espera.

10. Llegar al menos con tres horas de retraso a tu destino. Tienes derecho a la misma compensación que en el caso de overbooking siempre y cuando no sea debido a causas de fuerza mayor, en cuyo caso, la compañía debe hacerse cargo de tus gastos y del alojamiento aunque no de la compensación económica.

11. Cancelar el vuelo. Tienes los mismos derechos que en el caso anterior y la compañía está obligada a reubicarte en otro vuelo con la máxima celeridad. Si no lo hace y localizas un billete en otra aerolínea deben asumir el coste.

12. Perder una conexión por culpa de 'overbooking' o retraso. La aerolínea deberá pagar los gastos y el alojamiento mientras esperas un nuevo vuelo que deberá ser sufragado también por ella.

13 y 14. Extraviar o romper las maletas del viajero obliga a las compañías a desembolsar los gastos derivados de la pérdida o los gastos de reparación del equipaje; e, incluso, indican: la reposición por unas nuevas. "Si las maletas se pierden para siempre, la aerolínea tendrá que abonarte 500 derechos especiales de giro (DEG) si se trataba de un vuelo con origen y destino en España y 1.131 si era internacional", explican desde FACUA.

15. Los daños que pueda sufrir el pasajero a bordo (intoxicaciones alimentarias, caídas...) son también responsabilidad de la compañía, motivo por el cual -indican- el viajero está en su derecho de "exigir una indemnización por daños y perjuicios, que pueden representar desde la devolución de una parte del importe del billete hasta cantidades de miles de euros", precisan.

Por último, Facua hace hincapié en la necesidad de interponer reclamaciones ante estas situaciones, bien ante la propia compañía o ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea para hacer cumplir sus derechos. Además, la organización de apoyo al consumidor recuerda que en caso de reclamaciones de cantidades inferiores a 2.000 euros, uno puede acudir a los tribunales de justicia sin necesidad de recurrir a un abogado ni a un procurador.

Ver otras noticias de Sociedad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión