Despliega el menú
Sociedad

La CHE inicia la campaña de control larvario del mejillón cebra en 52 embalses

La campaña realizará alrededor de 600 muestreos durante los meses de junio, julio y septiembre.

Mejillón cebra encontrado en el Parque del Agua
mejillón cebra
MAITE FERNÁNDEZ

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) inicia este lunes la campaña anual de control larvario de especies exóticas invasoras en las masas de agua superficiales de la cuenca del Ebro, que se centra en el seguimiento de larvas de mejillón cebra en 52 embalses, en su mayoría navegables.

La campaña se desarrollará los meses de junio, julio y septiembre, época más propicia para la reproducción del mejillón cebra, y consistirá en 552 muestreos en superficie y 45 en profundidad de los que se realizarán hasta 687 analíticas, informan fuentes del organismo de cuenca en una nota de prensa.

Los embalses con presencia de adultos de mejillón cebra actualmente son: Flix, Ribarroja, Mequinenza, Sobrón, Calanda, Caspe II o Civán, Ullibarri, Urrúnaga, La Loteta, La Estanca de Alcañiz y La Sotonera. También siguen clasificados como Tipo C, porque en alguna campaña anterior se ha detectado presencia larvaria, Talarn, Rialb, San Lorenzo de Mongay, Lanuza, Búbal, La Tranquera y Cillaperlata. Se encuentran en riesgo las masas de agua que están aguas abajo de una masa afectada o que en algún momento han mostrado indicios de presencia larvaria.

En concreto, el Ebro, La Peña, Ardisa, Barasona, Canelles, Escales, Santa Ana, Terradets, Camarasa, Oliana, El Grado, Mediano, Leiva, Yesa y Santolea, mientras que el resto de embalses están considerados sin riesgo inminente de introducción de la especie. El organismo de cuenca participa de forma activa en actividades de control, normativas, divulgativas y de investigación, la mayoría en coordinación con Comunidades Autónomas y administraciones que tienen la competencia ambiental.

Entre las principales actuaciones de control figuran el servicio de asesoramiento gratuito a usuarios afectados por la presencia de esta plaga; las campañas de control larvario, el control mensual por parte de la guardería fluvial para prospectar los embalses y ríos susceptibles de ser invadidos.

Además de las 27 estaciones de desinfección de embalses gestionadas por entidades privadas o administraciones interesadas en promocionar las actividades turísticas y la navegación, disponibles al objeto de cumplir con los protocolos de desinfección de embarcaciones que se recogen en las normas de navegación de la Cuenca del Ebro y distintas actuaciones divulgativas.

Uno de los principales objetivos de las actividades es la concienciación de los usuarios lúdicos de los embalses, donde se insiste en la necesidad de responder a los protocolos de desinfección para reducir así las posibilidades de contagio entre masas de agua.

Etiquetas