Despliega el menú
Sociedad

Los presidentes de Estados Unidos abocados al olvido

"Kennedy fue presidente menos de tres años, pero es mucho mejor recordado que Johnson".

Los presidentes de Estados Unidos abocados al olvido
Los presidentes de Estados Unidos abocados al olvido
Efe

Los presidentes de Estados Unidos pasan su tiempo en el cargo tratando de labrarse un lugar prominente en la memoria colectiva de la nación colectiva.

Pero la mayoría están destinados a ser olvidados entre 50 y 100 años después de sus mandatos, según un estudio publicado en Science.

"Para el año 2060, los estadounidenses probablemente recordarán tanto acerca de los presidente 39 y 40, Jimmy Carter y Ronald Reagan, como lo que se acuerdan hoy del presidente 13, Millard Fillmore", predice Henry L. Roediger, experto en memoria humana de la Universidad de Washington en St. Louis, y coautor del estudio.

Roediger ha estado probando la habilidad de los estudiantes universitarios de pregrado para recordar los nombres de los presidentes desde 1973, cuando era aún estudiante graduado de psicología en la Universidad de Yale.

Su actual estudio ha comparado los resultados de las pruebas de recuerdo presidencial que ha dado a tres generaciones de estudiantes universitarios (1974, 1991 y 2009) y una prueba similar a 577 adultos de 18 a 69 años en 2014.

Mientras que en sus primeras investigaciones, Roediger utilizó la prueba de recuerdo presidencial para estudiar los patrones de recuerdo y olvido en los examinados individuales, el nuevo estudio trata de investigar la presencia de los presidentes en la memoria histórica popular a través del tiempo.

En cada prueba los participantes recibieron una lista numerada con espacios en blanco para rellenarlos con los nombres de todos los presidentes.

Si podían recordar los nombres, pero no el orden, se les instruía para adivinar o para poner los nombres a un lado. Por lo tanto, los resultados podían calificar el recuerdo de los presidentes teniendo o no en cuenta el orden correcto.

Los hallazgos incluyen varios patrones en la forma en que se olvidan presidentes pasados, y ofrecen una fórmula para predecir la velocidad a la que los presidentes actuales serán olvidados por las generaciones futuras.

De los seis presidentes que estaban sirviendo o habían servido recientemente cuando se hizo la primera prueba en 1973, --Harry S. Truman, Lyndon B. Johnson y Gerald R. Ford-- están desapareciendo rápidamente ya de la memoria histórica, mientras John F. Kennedy se mantiene.

El estudio estima que Truman será olvidado por las tres cuartas partes de los estudiantes universitarios para 2040, 87 años después de dejar su puesto, llevándole hasta el nivel de presidentes como Zachary Taylor y William McKinley.

"Kennedy fue presidente menos de tres años, pero hoy es mucho mejor recordado que Lyndon Johnson," dijo Roediger. "Una idea es que su asesinato le hizo memorable, pero es algo que no se aplica a James Garfield o William McKinley, también asesinados, que son recordados relativamente mal".

"Kennedy puede ser bien recordado porque sus hermanos y miembros de la familia fueron (y son) personas activas en política y ayudan a mantener viva su memoria", especula Roediger.

Hillary Clinton, de ser elegido en 2016, tiene el potencial de ser recordada mucho mejor que su marido, porque su presidencia representaría una primicia en la historia de América. Barack Obama puede ser recordado así por la misma razón, dijo Roediger.

La velocidad a la que los estudiantes universitarios olvidan el orden de los presidentes recientes se ha mantenido notablemente constante a lo largo del tiempo y entre diferentes grupos de estudiantes universitarios.

En 1974 casi todos los estudiantes universitarios recordaba a Johnson y su posición ordinal (36), pero en 1991, el porcentaje cayó al 53%  y al 20 para 2009. También era alta la proporción de recuerdo de los primeros presidentes.Los presidentes del medio, más olvidados, salvo excepciones

"De los 150 estudiantes universitarios que probamos en el 2009, sólo 4 de ellos fueron capaces de recordar prácticamente todos los presidentes y en la posición correcta", dijo. "Es posible que estas personas utilicen una regla nemotécnica, como una canción o rima, que aprendieron con el fin de recordar a los presidentes".

Con algunas excepciones interesantes, las vasta cantidad de presidentes en el medio del paquete - del número 8, Martin Van Buren, al 30, Calvin Coolidge - ya ha sido olvidado por el estadounidense medio, concluye el estudio. Una notable excepción a esta regla de olvido presidencial es Abraham Lincoln y sus dos sucesores inmediatos, Andrew Johnson y Ulysses S. Grant.

"Claramente, Lincoln y sus sucesores son recordados por su asociación con la guerra civil americana y el fin de la esclavitud, una cuestión que hace que muchos estudiantes y adultos sepan que Lincoln fue el presidente número 17", dijo Roediger.

Otros presidentes anteriores a Coolidge que fueron recordados razonablemente bien en la parte de recuerdo libre de la prueba son Theodore Roosevelt (26), William Howard Taft (27) y Woodrow Wilson (28), lo que podría deberse a su relación con las clasificaciones favorables de los historiadores Vigentes y referencias en la cultura popular y los medios de comunicación, sugieren los investigadores.

La predicción de Roediger sobre el recuerdo de Reagan y otros presidentes recientes descansa en dos principios fundamentales de la memoria humana que están confirmados por este estudio y la investigación relacionada.

En primer lugar, cuando se nos presenta la información de una larga lista, tendemos a recordar mejor los datos que se presentan en el principio y final de la lista. En segundo lugar, los datos presentados en el medio de una larga lista se recuerdan mejor cuando resultan distintivos y diferentes de alguna manera a los demás elementos de la lista.

La memoria de América hacia Johnson y Reagan, al igual que para la mayoría de los presidentes, está destinado a desaparecer a lo largo de una trayectoria rápida y predecible, a medida que nuevas elecciones inexorablemente les empujan más abajo en la lista de los presidentes más recientes.

Mientras que la investigación de la memoria colectiva hasta ahora ha explorado cómo recordamos acontecimientos históricos como el Holocausto o los ataques terroristas del 11-S, este estudio está entre los primeros en centrarse en cómo nos olvidamos de los eventos más destacados del pasado según pasan generaciones y en obtener estimaciones de la tasa de olvido con el tiempo.

"Nuestros resultados muestran que los recuerdos de personajes históricos y eventos objetivamente puede ser estudiados", dijo Roediger. "La gran estabilidad de cómo son recordados presidentes a través de generaciones Sugiere sugiere como una nación comparte una forma aparentemente permanente de memoria colectiva".

Etiquetas