Despliega el menú
Sociedad

Hallan vapor de agua en Ceres, el más pequeño de los planetas enanos

Carece de atmósfera y su temperatura máxima alcanza los 90 grados bajo cero.

El planeta enano, Ceres
Hallan vapor de agua en Ceres, el más pequeño de los planetas enanos

Un grupo internacional de investigadores ha hallado por primera vez vapor de agua en Ceres, el más pequeño de los planetas enanos del Sistema Solar y el objeto más grande del cinturón de asteroides o principal, una región comprendida entre las órbitas de Marte y Júpiter que alberga cientos de cuerpos celestes.

Las conclusiones de este trabajo que confirman la presencia de agua en este planeta enano se publican en la revista Nature y son importantes, según sus autores, porque refuerzan la teoría de que parte del agua de los océanos terrestres 'la trajeron' asteroides.

Ceres fue descubierto en 1801 por Giuseppe Piazzi y primero se le consideró como un cometa, después como un planeta y un asteroide, hasta que finalmente se le catalogó como planeta enano en 2006.

Michael Kueppers, autor principal del artículo e investigador de la Agencia Espacial Europea (ESA), en la sede de Villanueva de la Cañada (Madrid).

Además, supone casi un tercio de la masa total del cinturón asteroides, carece de atmósfera y su temperatura máxima alcanza los 90 grados bajo cero.

"Hemos constatado la existencia de hielo en la superficie de Ceres, que sublima y se convierte en vapor", ha afirmado Kueppers.

Según este investigador, se trata de la primera vez que se detecta agua en este planeta enano y en un objeto del cinturón de asteroides.

La detección ha sido gracias al observatorio espacial Herschel, una misión de la ESA con participación de la NASA, que captó vapor de agua en este planeta en octubre de 2012 y en marzo de 2013.

Kueppers ha señalado además que según estas observaciones parece que hay más agua en determinadas zonas de Ceres.

En el Sistema Solar existe una frontera -llamada en inglés "snowline"- que divide al mismo entre objetos secos y cuerpos helados, que están, estos últimos, más allá del Sol, según Kueppers.

Los modelos predicen que los cuerpos helados, como los cometas, pueden haber migrado hacia el interior de esa "snowline".

Este trabajo, al confirmar la presencia de hielo en Ceres -dentro de esa "snowline"-, da peso a esta teoría.

Otra de las teorías en las que redunda este estudio es en aquella que establece que el origen del agua oceánica está en los asteroides.

Etiquetas