Sociedad

Halloween

Consumo recuerda consejos sobre la seguridad de los disfraces antes de Halloween

Alerta sobre posibles problemas de inflamabilidad, insuficiente ventilación y presencia de partes muy pequeñas, fácilmente desprendibles.

La noche del 31 de octubre se acerca y con ella la cada vez más extendida tradición de Halloween inunda las calles de Zaragoza.
Preparativos para Halloween_17
A PHOTO AGENCY

La Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón, perteneciente al Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia, ha trasladado una serie consejos básicos a los ciudadanos sobre la seguridad de los disfraces y sus complementos, con motivo de estos días de 'halloween' en los que muchos niños se disfrazan. 

La seguridad general de los productos es controlada a través de un sistema de detección y comunicación de alertas en el ámbito de la Unión Europea y los disfraces no llegan a representar el 2 por ciento del total de referencias alertadas. En lo que va de año, se han notificado, a través de este sistema, 44 productos relacionados con estos motivos --34 disfraces, 4 máscaras y 6 pelucas--. En Aragón se localizaron 9 de ellos y se ha procedido a la retirada de 736 unidades.

Los riesgos principales que han motivado estas actuaciones han sido: inflamabilidad, presencia de cuerdas; insuficiente ventilación y presencia de partes muy pequeñas, fácilmente desprendibles, con el consiguiente riesgo de asfixia en el caso de utilización por niños muy pequeños.

Para estar prevenido sobre estos riesgos hay que evitar fumar cerca del disfraz o la exposición a una fuente de calor muy próxima. La presencia de cordones o lazos largos en la parte alta del disfraz suponen un riesgo de estrangulamiento, los orificios muy diminutos en una máscara pueden impedir una correcta respiración, los adornos y otros elementos que se desprendan con cierta facilidad pueden ser ingeridos o inhalados por los niños más pequeños, los bordes cortantes o los elementos punzantes pueden generar cortes y lesiones.

Como consejo general en la adquisición de estos productos, se debe mirar la referencia en el etiquetado de los mismos. Debe aparecer el nombre de un responsable al que el consumidor se pueda dirigir en caso de cualquier problema.

Es importante que los disfraces incluyan las posibles advertencias de seguridad y deben ir acompañados de instrucciones para el uso adecuado de los mismos.

Por último, en caso de reclamación o duda, los ciudadanos pueden dirigirse a las asociaciones de consumidores, a las oficinas municipales de información al consumidor y a la Dirección General de Consumo a través de la web o al teléfono gratuito de atención al consumidor 900 12 13 14 que dispone el Gobierno aragonés.

Etiquetas