Despliega el menú
Sociedad

Cultura

El libro 'Moda, historia y estilos' analiza la evolución de la vestimenta desde la antigüedad

Los autores registran los cambios que ha experimentado el modo de vestir de las gente, y su relación con las transformaciones sociales.

Desfile durante la Semana de la Moda de Nueva York
Proenza Schouler toca el cielo de la Semana de la Moda de Nueva York
EFE

La moda es un arte a veces muy previsible, puesto que sigue un proceso cíclico en el que se recuperan estilos y tendencias aunque, eso sí, reciclados con originalidad y adaptados a los nuevos tiempos, para que lo viejo parezca nuevo y lo que se llevó vuelva a convertirse en un "must" de obligado reencuentro.

Esta es la idea que se desprende del libro temático "Moda, historia y estilos" (DK), un documentado y completo volumen que registra y analiza la evolución de la moda desde el mundo antiguo hasta los grandes diseñadores e iconos contemporáneos.

Esta profusa crónica sobre la relación del ser humano con la ropa evidencia el intento incansable de cada generación y época por construir sus señas de identidad a través del estilo; sin embargo, casi todas las modas vuelven y esa lucha por inventar algo nuevo convive con el deseo un tanto nostálgico de recuperar lo pasado.

"Moda, historia y estilos" se convierte en una guía visual que da testimonio de las transformaciones que han marcado la historia de la moda e incluye reseñas biográficas de diseñadores como Coco Chanel, Christian Dior, Schiaparelli o Yves Saint Laurent y de grandes iconos de la moda que impusieron con su personalidad las tendencias de cada época, como Leonor de Aquitania, María Antonieta o Lady Di.

La masificación de la moda es un proceso que se desarrolló, especialmente, con la llegada de la Revolución Industrial a mediados del siglo XVIII, un fenómeno que cambió además las condiciones de producción y contribuyó a la creación de una sociedad moderna, conectada y que se valió de las máquinas para el trabajo más duro.

La ropa que utilizaron nuestros antepasados "documenta nuestra visión sobre el futuro", explican en el prólogo los artífices de esta obra ilustrada editada por DK, editorial especializada en libros ilustrados sobre viajes, deportes y cocina, entre otros.

Desde el lino que con el que los egipcios se enfrentaban con elegancia y comodidad al calor de la tierra del Nilo hasta el estilo moderno y "punk" de las actuales tribus urbanas, pasando por los trajes galantes de los caballeros que en el siglo XII recitaban a sus amadas los poemas del "amor cortés" y los vestidos de fiesta de los locos años veinte la moda ha cambiado, pero no tanto.

De hecho, son pocas las tendencias que, hoy en día, no guiñan a estilos pasados. Esa reminiscencia es parte de la magia de la moda, que ha sido una preocupación constante en la vida del ser humano, aunque los hombres de la Prehistoria la utilizasen en el sentido práctico de resguardarse del frío y ahora sea entendida como un arte revelador de los gustos populares y de la cultura reinante.

Vivienne Westwood y John Galliano son creadores que se han inspirado en vestimentas pretéritas para poner lo "vintage" de moda, según recuerda la obra, que no olvida la importancia del quitón (túnica) en la Grecia clásica, la austeridad de la Edad Media ni la masculinización del ropero femenino en ambas guerras mundiales.

Cada movimiento social, avance científico, revolución política o conflicto bélico han proyectado sus reivindicaciones en la moda, con lo que esta ha sido tradicionalmente un canal más de comunicacióny protesta y un elemento "democratizador", se explica en el volumen.

Uno de los ejemplos más significativos se desarrolla durante la época de la contracultura que sobrevino a finales de los años sesenta, y que promulgó ideas pacifistas y la aceptación de las drogas como recurso liberalizador: El estilo "flower power" fue acogido por los jóvenes irreverentes de pelo largo y barba que lucían camisetas con espirales de colores y pantalones de campana.

La experimentación con nuevos materiales como el PVC metalizado a mediados de los sesenta y la locura de las minifaldas, la protesta contra la cultura consumista que se canalizó mediante el estilo "pop art" y la tendencia deportiva de los ochenta que consolidaron películas como 'Flashdance' (1983) son otros hitos que describe el libro.

Etiquetas