Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

La crisis y los niños

La crisis llega a las chuches

Como en el resto de aspectos de la economía familiar, muchos son los niños que han visto menguar, o incluso, desaparecer sus propinas y, por tanto, sus caprichos.

M. Sádaba. Zaragoza Actualizada 05/08/2013 a las 19:28
6 Comentarios
GominolasM.S.

Que los niños se compren chucherías constantemente ya no está al alcance de todos. Muchas familias han tenido que recortar la propina o paga que les dan a sus hijos, o incluso la han eliminado. Una decisión que refleja cómo los españoles se aprietan el cinturón a la espera de tiempos mejores.

“La crisis afecta a todos los miembros de la familia. Y aunque no hay datos, las propinas han tenido que sufrir los mismos ajustes que el resto de la economía familiar, e incluso, en algún caso han desaparecido”, explican desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón.

Para muestra, un botón. Sandra compra gominolas con su hija, de 9 años: “Le hemos tenido que bajar la paga, si antes le dábamos 5 o 4 euros, ahora son 1 o 2 dependiendo de la semana”, admite. 

La situación de Sofía es parecida. En su caso, su hija, de 8 años, no tiene una paga fija asignada, sin embargo, para poder ajustar el gasto, en vez de ir tres días a la semana a comprar gominolas, van solo uno. “Ellos también tiene que ser conscientes de lo que ocurre”, puntualiza Sofía.

Y este descenso se nota en los pequeños comercios. “El bajón se viene notando desde hace dos años, antes podía hacer una caja de unos 200 o 250 euros al día, sin embargo, ahora son unos 100 o 150, a lo sumo”, explica Marlo dueño de la pequeña tienda “Chuches”. Por eso ha tenido que abrirse a nuevos mercados. “Ahora también recargo móviles. Había mucha gente que me lo pedía y al final lo he puesto”, concluye.

Lo que más destaca es el cambio en la forma de comprar. “Cuando vienen los niños con sus padres, siempre les dicen que paren, que ya es suficiente, y en más de una ocasión si ven que sus hijos se han pasado te devuelven alguna cosa. Antes no pasaba”. También señala que cuando los niños van solos, llevan en sus monederos el dinero justo.

Los grandes mantienen las ventas

Durante el último año, las ventas de las grandes franquicias se han mantenido. “Esto es algo que esperábamos, ya que si se estanca la economía familiar lo mismo ocurrirá con su gasto”, afirman fuentes de Frutos Secos el Rincón.

“Lo que sí que ha habido es una variación en el consumo. Ahora se venden más los productos más baratos como las gominolas a granel”, explican. Por ello, han decidido crear formatos de menor tamaño, así que si antes se vendían lotes con 6 u 8 unidades ahora los hacen de 3 para que sean más asequibles.

En el caso de Martín Matín, los cambios los han notado en otros productos.“Los artículos para adultos, como los frutos secos o los caramelos son los que más se han estancado, sin embargo, el mercado de las chocolatinas ha crecido”, señalan fuentes de esta empresa. Además, esta franquicia ha experimentado un crecimiento de la sección, debido al aumento de las promociones y a la orientación hacia en público más joven.

A pesar del mantenimiento de algunas empresas, muchos kioscos y tradicionales tiendas de chuches se han quedado en el camino. Y es que los bolsillos de los niños ya no se llenan tan a menudo para poder comprar los dulces de la tarde.  


  • alejandro07/08/13 00:00
    Se han aprovechado demasiado con el cambio al euro, antes las chuches valían 5 ptas, ahora 5 cent (8ptas)
  • Según como se mire06/08/13 00:00
    Yo compro chuces para mí y la familia, y sí se mira bien, en las tiendas tradicionales, las de toda la vida, son mucho, mucho, mucho más baratas. Diferencias de hasta 3 euros en kilo. Es cuestión de no ser comodón y buscar. Y a nadie le amarga un dulce y más en esta época. Sin abusar, por supuesto.
  • Recordando lo dicho06/08/13 00:00
    Quieren subir el IVA DE LAS CHUCHES!!!--- Plasmariano dixit -- Mentira número 715. El gobierno más incumplidor y corrupto de la democracia, una vez más, hace de las suyas.. Chavalillos, acordaos cuando os toque votar...
  • Elena-Z06/08/13 00:00
    La salud lo agradecerá... tanto dulce y tanta chuche no puede ser buena para la salud. A la larga, lo notarán los dentistas: menos empastes...
  • morena06/08/13 00:00
    No es completamente cierto,mi pareja es repartidor de chucherias y no para. Es cierto que habajado algo porque hay tiendas que han cerrado pero por lo demas tienen muchisimo trabajo,tambien llevan bebidas. Asi que eso de que no se venden tantas chuches....se quiere sacar mucho beneficio de un saco de golosinas e hay el problema de queben las pequeñas tiendas vendan menos,en cambio las franquicias.....
  • FerCar06/08/13 00:00
    Por ello se dice que las crisis son tiempos de oportunidades. Las primeras, para reajustar gasto inútil. Que a nuestros niños les hemos dado demasiado, sin contraprestación... La austeridad, en sí, es buena. Añado que la infancia debe estar, siempre, protegida, pero creo que, en general, ha faltado en muchos padres el rigor y priorización en los gastos, con la adecuado información pedagógica a los niños. Enseñar la austeridad y priorización de necesidades es bueno, a mi entender. Y en cuanto al titular, e incluso el artículo, me parece banal y manipulativo, algo parecido, aunque en menor nivel, al titular de La Vanguardia del día de hoy que habla de 50000 niños catalanes que pasan hambre..., lo que no dicen es el dispendio de su Ejecutivo en trece televisiones inculcadoras y lo que distraen a paraísos fiscales sus líderes políticos. La información, sin connotación, es pura  basura manipulativa.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo