Sociedad

Tecnología

¿Existe un límite para el tamaño de los móviles?

Con la llegada de terminales cada vez más grandes, la frontera entre tabletas y teléfonos se difumina. En el mundillo tecnológico estos ?smartphones? son conocidos como ?phablets?.

Diversos modelos del Samsung Galaxy
¿Existe un límite para el tamaño de los móviles?
HA

Hace tan solo unos meses un móvil de 5 pulgadas de diagonal parecía algo descomunal, hoy los terminales tope de gama de todas las compañías rozan o igualan esta cifra.

Parece que al gran público le han gustado los terminales con grandes pantallas en alta definición, y no es de extrañar, todo se ve mejor en estos ‘smartphones’ que no por aumentar la diagonal han sacrificado su grosor mínimo, ni su ligereza.

Pero los fabricantes no se han detenido en las 5 pulgadas y están empezando a aparecer móviles que se aproximan e incluso superan las 6, acercándose a las 7 pulgadas de los ‘tablets’ más pequeños del mercado.

Las fronteras entre tabletas y teléfonos se difuminan en lo que el sector ha dado en llamar ‘phablets’ o -en su castellanización- ‘tabletófonos’ y cada marca parece estar preparando el suyo.

Estos nuevos titanes de la telefonía móvil completan su listado de superpoderes con características muy similares a los mejores móviles del mercado. En este caso, su grosor y su peso se suelen ver ligeramente comprometidos al precisar de baterías de gran capacidad.

Ellas los prefieren grandes

No solo los ‘frikis’ prefieren las pantallas de grandes dimensiones, el modelo Note, precursor de las grandes diagonales, estaba orientado al mundo empresarial y contaba con un ‘stylus’ que permitía tomar notas de un modo diferente.

Con el paso del tiempo y la proliferación de estos ‘smartphones’ gigantes son muchos los usuarios de edad más avanzada que se han dado cuenta de las bondades de un móvil de gran formato, sobre todo para aquellos que con el paso de los años ven peor de cerca.

Hoy en día, no es extraño ver grupos de señoras ya maduras presumiendo del tamaño de su terminal último modelo ante sus amigas, una actitud que antaño se achacaba a un público más joven.

Los que están entre nosotros y los que quedan por venir

Todo empezó con el Galaxy Note de Samsung, un móvil para un nicho muy concreto de usuarios para el que el tamaño de la pantalla era lo más importante. Mientras LG copiaba la idea con el Optimu VU, con un formato mucho más cuadrado y destinado al mercado asiático, los móviles tradicionales evolucionaban por dentro y por fuera, aumentando de tamaño.

Entonces llegó el Note II que superaba en media pulgada a su predecesor. Apple se veía obligada a desdecir a su creador, Steve Jobs, que siempre había apostado por las 3,5 como el tamaño ideal. La gran manzana sucumbía a la fiebre por las pulgadas, presentando el nuevo iPhone 5 de cuatro pulgadas, un terminal que a muchos usuarios de Android les seguía quedando pequeño. Todo parecía indicar que ese sería el techo de la telefonía móvil. Pero no era así.

A riesgo de parecer ridículamente grande -y de hacer desaparecer al usuario al descolgar-, Samsung presentó el Samsung Galaxy Mega con dos modelos de 5,8 y 6,3 pulgadas respectivamente. En camino están los gigantes de HTC y Sony y en oriente ya se han presentado algunos modelos que, por desgracia, no parece que vayan a llegar a Europa.

Se rumorea que también Apple aumentará sus diagonales en generaciones venideras, aunque, si sigue con la dinámica de toda la familia iPhone, todo apunta a un terminal de transición para este año.

Parece que por fin hemos tocado techo. Las cinco pulgadas del Samsung Galaxy S4 son el límite para el usuario medio, que incluso para algunos pueden resultar teléfonos demasiado grandes. Por su parte, los ‘phablets’ de más de cinco pulgadas son terminales para un público muy definido, y más allá de las seis pulgadas y pico nos adentramos peligrosamente en el terreno de los ‘tablets’.

Etiquetas