Despliega el menú
Sociedad

Educación

De Erasmus, pero mejor con los deberes hechos

El Ministerio de Asuntos Exteriores publica una guía con consejos prácticos para las decenas de miles de universitarios españoles que estudiarán el próximo curso en el extranjero.

En el año escolar que acaba de finalizar, más de 36.000 españoles han cursado sus estudios en una universidad europea en el marco del Programa Erasmus. Esta beca permite a los estudiantes desplazarse a otro país del continente para continuar allí durante un año su carrera. Y desde que el programa fuera creado en 1987 por iniciativa de la Comisión Europea, España se ha situado como el país que más erasmus envía -y también recibe-. Supone una experiencia única, coinciden de forma unánime los cientos de miles de españoles que han disfrutado de la oportunidad de estudiar en el extranjero. Pero también puede ser difícil, al menos al principio.

Con el fin de ayudar a los miles de jóvenes que a partir del próximo septiembre iniciarán su 'aventura Erasmus', el Ministerio de Asuntos Exteriores ha publicado una guía en la que se ofrecen consejos útiles de cara a evitar contratiempos durante la estancia fuera de España. Antes de hacer la maleta, el Ministerio recomienda dedicar algo de tiempo a conocer las costumbres, normas sociales y jurídicas particulares del país de destino. Por ejemplo, saber si se permite beber una cerveza por la calle o si por el contrario está sancionado. «Algunos países tienen normas más severas a las nuestras en temas como la seguridad vial, la compra de alcohol y su consumo en público, o la adquisición, posesión y consumo de determinadas drogas o el respeto a los símbolos nacionales», advierte Exteriores.

La salud es otro de los aspectos a tener en cuenta. Las universidades de origen incluyen un seguro aunque es necesario informarse de la cobertura exacta del mismo y si existe copago. Una fórmula de prevenir imprevistos es la obtención de la Tarjeta Sanitaria Europea, que permite a su titular el acceso a los sistemas de salud en idénticas condiciones de sus nacionales en la Unión Europea, Suiza, Noruega e Islandia. Es gratuita, se puede solicitar por Internet y nunca está de más llevarla encima.

Desde el Ministerio también se alude a las ventajas de contratar un seguro de viaje que solucione contingencias como las pérdidas de vuelos o conexiones, robos o daños y extravío del equipaje. Por último, antes de la partida hay que comprobar que DNI y pasaporte no caduquen durante la permanencia en el extranjero.

Una vez allí

Nada más llegar al lugar de destino un trámite a llevar a cabo debe ser la inscripción en el consulado que esté encargado de esa demarcación. Esta debe hacerse de forma presencial aunque puede suponer una excelente oportunidad para hacer turismo. Este registro permite al consulado emitir un nuevo pasaporte en caso de pérdida y que el consulado pueda entablar contacto en una situación grave, como por ejemplo, las recientes inundaciones en Europa central. La inscripción permitirá además votar por correo en elecciones. El Ministerio insiste en tener siempre a mano los datos de los consulados ante posibles emergencias.

En caso de enfrentarse a algún tipo contratiempo, seguir estos consejos siempre resultará de ayuda en la que ya de por sí resultará una experiencia única.

Etiquetas