Despliega el menú
Sociedad

Ve "desmesuradas" las predicciones de frío

Tras un mayo atípico, la AEMET prevé un verano "caluroso"

El mal tiempo da una tregua este fin de semana, pero volverá la inestabilidad.

Los Llanos del Hospital, nevados a 31 de mayo
Tras un mes de mayo atípico, la AEMET prevé un verano "seco y caluroso"
JORGE MAYORAL

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé un "verano seco y caluroso, como es normal" en España, y destaca que las predicciones relativas al frío en esta época del año son "desmesuradas". 

Así lo ha explicado el portavoz de la AEMET, Alejandro Lomas, quien ha calificado como "poco fiable" algunas de las predicciones de los últimos días que apuntaban a uno de los veranos más fríos de los últimos años.

"La predicción estacional de la AEMET no da anomalías y eso que ha saltado por ahí es una cosa desmesurada y poco fiable. En España, aunque el tiempo fuera más fresco de lo normal, sería todavía veraniego y con temperaturas altas", ha apuntado.

En este sentido, ha recordado que a lo largo de todo este periodo veraniego se pueden registrar varios días con chubascos o tormentas, si bien la mayor parte del verano será "seco y caluroso, lo que es más normal y hasta obligado en España".

Predicción para el fin de semana

El tiempo dará una tregua este fin de semana, en el las temperaturas subirán ligeramente y la nubosidad desaparecerá en la mayor parte de la península, aunque a partir del próximo jueves la Agencia Estatal de Meteorología prevé que vuelva la inestabilidad propia de la primavera.

Solo en el extremo norte de la península, el cantábrico oriental y Pirineos occidentales se prevén precipitaciones débiles y localmente moderadas, ha explicado Lomas.

El noroeste de Castilla y León y el norte del Sistema Ibérico también presentarán cielos nubosos los próximos días, no así en el resto de la península.

La Agencia Estatal de Meteorología sitúa la zona del cuadrante noreste peninsular en alerta amarilla por viento, lo que supone un riesgo moderado-importante, con rachas de hasta 100 km/h en la cuenca del Ebro, aunque se prevé que amainen este sábado.

Vizcaya, Gerona y Tarragona presentan riesgo moderado de fenómenos costeros, mientras que en Navarra existe alerta amarilla por lluvias.

Las temperaturas subirán durante el fin de semana, si bien "tampoco se puede anticipar la llegada del verano", ha afirmado Lomas, ya que no se alcanzarán valores muy altos.

En la mitad sur, el Mediterráneo y la Comunidad de Madrid se superarán los 20 grados, mientras que en el valle del Guadalquivir se situarán en torno a los 30.

La reducción del flujo de componente Norte y la disminución de la entrada de aire son las razones de esta tregua, ha declarado Lomas, tras señalar que las temperaturas se suavizan paulatinamente por el aumento de la insolación propia de la estación.

La estabilidad se mantendrá al comienzo de la semana que viene, en la que las temperaturas irán en moderado ascenso en todo el país y especialmente en la mitad norte, en la que aún serán frías durante el fin de semana.

Lunes, martes y miércoles serán días agradables y poco nubosos en toda la península.

A partir del jueves se prevé tendencia a la inestabilidad, nubosidad de evolución durante el día, chubascos dispersos y tormentas en el interior peninsular, con la consiguiente disminución de temperaturas.

No obstante, "no se trata del frío inusual que ha habido en mayo", ha subrayado el portavoz.

Para la próxima semana, agregó, "entraremos en otra dinámica, con una inestabilidad ya propia de la primavera", dijo.

Etiquetas