Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Curiosidades

La parisina ya puede llevar pantalón

El Gobierno francés declara obsoleta en nombre de la igualdad de sexos una prohibición que databa de 1800.

Colpisa. París Actualizada 05/02/2013 a las 14:25
0 Comentarios

Las parisienses ya pueden oficialmente llevar pantalones sin estar fuera de la ley. Parece una broma machista, pero no lo es. El Gobierno francés acaba de declarar incompatible con la igualdad constitucional entre hombre y mujer una prohibición que databa de 1800. Nadie la aplicaba pero seguía vigente. Hasta que alguien la desempolvó de los archivos gubernativos y se descubrió que la mitad de la población tenía que ponerse vestido o ir con faldas por la capital del Sena.

La iniciativa a favor de la no discriminación textil parte del senador conservador Alain Houpert. El pasado 12 de julio escribió a la socialista Najat Vallaud-Belkacem, ministra de Derechos de la Mujer y portavoz del Gobierno, para preguntar si pensaba derogar la ley del 17 de noviembre de 1800. Este texto es un edicto firmado por el prefecto de Policía de París relativo al «travestimiento» de las mujeres. "Toda mujer deseosa de vestirse como un hombre debe presentarse en la Prefectura para obtener la autorización", estipulaba.

La prohibición fue promulgada en París porque fue aquí donde nació en 1792 el movimiento de los 'sans culottes', figura emblemática de la Revolución Francesa. Aquellos revolucionarios reivindicaban llevar pantalón para oponerse a la burguesía que vestía calzones. Pero a las mujeres les fue formalmente prohibido. Hasta ahora.

Únicamente un par de circulares de 1892 y 1909 habían levantado de manera parcial el veto femenino a ponerse pantalón «si la mujer sujeta con la mano un manillar de bicicleta o las riendas de un caballo». «Aunque ya no son aplicadas hoy, su alcance simbólico puede herir nuestras sensibilidades modernas», argumenta el senador Houpert en su pregunta escrita al Gobierno.

La respuesta ministerial, publicada el pasado jueves en el Boletín Oficial, constata que el edicto es incompatible con los principios de igualdad de sexos inscritos en la Constitución francesa y en el Convenio Europeo de Derechos Humanos. «De esa incompatibilidad resulta la derogación implícita de ese reglamento que, por tanto, está desprovisto de todo efecto jurídico y no constituye más que una pieza de museo conservada como tal por la Prefectura de Policía de París», sentencia el Gobierno.

El anecdótico anacronismo trae a la memoria que la arqueología jurídica no ha sido tan remota en el Parlamento francés, uno de los menos femeninos de las democracias europeas. Hasta 1980, las diputadas y las senadoras no podían llevar pantalones en el hemiciclo como puede dar fe la vascofrancesa Michèle Alliot-Marie. En 1972, la futura ministra le había soltado al ujier que le impedía el acceso: «Si es mi pantalón lo que le molesta me lo quito ahora mismo».

Pero los vaqueros siguen proscritos. Lo recordaba ayer el diario 'Le Parisien', al publicar la noticia de que varias diputadas han participado en 'jeans' el pasado fin de semana en los maratonianos debates sobre la ley del matrimonio homosexual. «Los hombres por el contrario no pudieron escapar a la regla que les prohíbe entrar en el hemiciclo sin corbata», observaba el cronista parlamentario.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo