Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Crisis económica

El 64,2% de los padres cree que sus hijos vivirán peor que ellos

En el 9 por ciento de los hogares alguna de las personas que se había emancipado ha tenido que volver a casa.

El 64,2 por ciento de los padres piensa que sus hijos vivirán peor que ellos cuando sean adultos, según se desprende del Barómetro de la Familia en España, que también revela que en el 9 por ciento de los hogares alguna de las personas que se había emancipado ha tenido que volver a casa.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Barómetro Madrid Vivo sobre la familia en España realizado por el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia 'The Family Watch' con encuestas a 600 hogares de toda España y presentadas este lunes en Madrid.

Este estudio señala que para más de la mitad de los encuestados -el 53,4 por ciento- la crisis ha hecho que su calidad de vida haya empeorado en el último año, la situación económica es peor percibida en la actualidad para un 90,5 por ciento que hace un año, cuando este porcentaje se situaba en el 88,3 por ciento y el 60,2 por ciento de los preguntados tiene algún familiar en el paro.

Además, según ha subrayado el director general de The Family Watch, Ignacio Socías, las familias tienen unas perspectivas de futuro más pesimistas que las que presentaban hace un año.

La institución mejor valorada

En este contexto, la institución familiar sigue siendo la mejor valorada y en época de crisis -según ha señalado la vicepresidenta de este instituto, María José Olesti- "cobra especial protagonismo" ya que "sirve de colchón" a todos sus miembros y presta soporte económico y anímico.

En este sentido, el barómetro señala que en casi la mitad de los hogares hay aportaciones de las personas más mayores de la familia para que ésta pueda subsistir y el 96 por ciento de los encuestados opina que esta institución es el "sustento básico" para mantener la cohesión social.

Además, en el 10 por ciento de los hogares uno de los miembros que se había emancipado ha tenido que volver a casa, ya sea una persona joven o ancianos que han abandonado las residencias como medida de ahorro.

Otro de los datos que destaca este estudio es que una de cada dos personas cree que los jóvenes no están preparados para ser padres y educar a sus hijos debido a la falta de trabajo y vivienda propia, y el 64,2 por ciento de los padres se muestran convencidos de que sus hijos vivirán peor que ellos.

"Muchos progenitores se plantean cómo ellos, que en la actualidad están ayudando económicamente a sus padres, tendrán que ayudar en un futuro a sus hijos", ha explicado Socías.

Sin embargo, la vicepresidenta de 'The Family Watch' ha advertido de que numerosos estudios subrayan que este "esfuerzo heroico" de las familias tiene un límite.

Desconfianza en las instituciones

Los datos de esta encuesta reflejan, asimismo, cómo ha descendido el número de personas que confían en que el Gobierno aplique medidas a favor de las familias, de manera que, mientras que en 2012 el 62,5 por ciento de los encuestados tenía perspectivas optimistas en este sentido, este porcentaje ha descendido hasta el 40,9 por ciento de cara a 2013.

Ante esta situación, algunas de las medidas que más demandan los hogares en España es que en los ERE se priorice la protección de los empleados con hijos a su cargo y que las empresas tengan beneficios fiscales si promueven la maternidad.

Los encuestados también destacan la importancia de la conciliación entre familia y trabajo, de manera que el 91,2 por ciento solicita la creación de guarderías en centros de trabajo, el 82,5 por ciento pide una coordinación del calendario laboral y escolar y el 82 por ciento el fomento del teletrabajo.

Socías ha señalado también que los hogares españoles tienen previsto reducir sus gastos de cara a 2013, de manera que las salidas a restaurantes disminuirán un 69,7 por ciento, frente al 63,1 por ciento de 2012 y los gastos de viajes y vacaciones se reducirán un 57,7 por ciento frente al 49,5 por ciento de 2012.

Etiquetas