Sociedad

Gastronomía

Un restaurante de altura

Se conocen ya muchos tipos de cocina, pero ninguna tan arriesgada como esta. Una empresa belga ofrece un exclusivo servicio para los amantes de la gastronomía y de la adrenalina, un auténtico restaurante al aire libre para 22 comensales a 50 metros de altura. Una opción que permite disfrutar de las vistas de la ciudad mientras se degusta un menú preparado por exclusivos cocineros.

Para su creador, el cielo es el límite. Por eso diseñó esta idea en 2006, que ya se ha convertido en una marca global situada en 43 países y de la que han disfrutado más de 125.000 personas. Una auténtica experiencia, para aquellos que no tengan miedo a las alturas.

Etiquetas