Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Semana Santa

Alcorisa vuelve a la época de Cristo

La localidad turolense de Alcorisa volverá este Viernes Santo a la época de Cristo con la representación del Drama de la Cruz que, se lleva a cabo desde hace más de 30 años. A las 17.00 de este jueves, 5 de abril, 300 vecinos de la localidad volverán a recrear las últimas horas de Jesús que, serán seguidas por más de 7.000 personas. La principal novedad de este año está en la cruz en la que se llevará a cabo la crucifixión de Jesús y de los dos ladrones.

El director artístico del Drama de la Cruz, Jorge Martín ha explicado que esta representación implica a cientos de vecinos que se encargan de elaborar escenarios, de confeccionar las vestimentas que lucirán o de actuar.

Además, Martín ha insistido en la fidelidad con la que tratan de representar cada cuestión, "intentamos que la representación, además de la historia que cuenta, tenga una ambientación lo más pegada posible al rigor histórico".

Atendiendo a esa fidelidad este año se introducirá como principal novedad que "en la zona de la crucifixión se utilizará no una cruz, sino lo que se supone que habría en el Gólgota, una especie de emparrado donde se les colocaba con el madero que los reos portaban en sus brazos". De esta forma, en el monte Calvario de Alcorisa, los tres crucificados "no estarán en una cruz como tal, sino que será el propio hombre con los brazos en cruz".

Repite

El encargado de dar vida a Jesucristo volverá a ser, como el año pasado Daniel Hernández, así que "ya tenemos un Cristo experimentado" por lo que ha afirmado que los ensayos "han ido rodados", a falta de un último ensayo general.

Según ha dicho, una de las señas de identidad de esta recreación es que "se lleva a cabo en un escenario natural, como es el Monte Calvario de Alcorisa", construido por los franciscanos en el Siglo XVI y uno de los pocos que tiene 14 estaciones. Además, está interpretada por vecinos del pueblo que, dedican una parte de su tiempo libre a los ensayos que se realizan durante las semanas previas a la Semana Santa.

La representación tiene tres partes diferenciadas, explica Jorge Martín. La primera, tiene lugar en la falda del Monte Calvario, Es la parte más teatral y se desarrolla en son escenarios fijos. Allí se representa "el Sermón de la Montaña, la última cena, la entrada, el juicio, la flagelación y la condena a muerte". La segunda parte, "es el ascenso al Monte Calvario por un camino empedrado de un kilómetro y medio". Martín ha apuntado que durante el ascenso "se representan las caídas, el encuentro con su madre o con la Verónica", siempre "con la cruz a cuestas".

El final, la crucifixión, tiene lugar en lo alto del monte, tanto de Cristo como de los dos ladrones. La representación acaba con el descendimiento del cuerpo de los ajusticiados de la cruz.

Además, Jorge Martín ha recordado que el recorrido es de algo más de un kilómetro, pero es imposible seguir por completo, así que ha señalado que los visitantes tienen que acudir "como mínimo dos años", si quieren "verlo todo, y verlo bien".

Por la amplitud de los escenarios "ver el conjunto de la representación es complicado" y recomienda que "el primer año, se vea la parte de abajo y después seguir a la comitiva que asciende por el camino", mientras que el segundo año, "recomendamos que se coloquen a lo largo del camino, para ver el ascenso al Calvario".

Etiquetas