Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

IBM vislumbra cinco tecnologías en el horizonte

Cada año, IBM encuesta a sus 3.000 investigadores intentando ver cuál será la tecnología dominante en los próximos cinco años. El alcance y naturaleza de estas predicciones es, por lo general, razonable, nada que ver con fantasías de ciencia-ficción.

NO HACE FALTA SER UN CIENTÍFICO PARA SALVAR EL PLANETA

En cinco años, los sensores en su teléfono, su coche, su monedero e incluso sus ropas recogerán datos que darán a los científicos una imagen en tiempo real de su entorno. Usted podrá ser un voluntario que proporcione datos para combatir el calentamiento global, salvar especies en peligro de extinción o dar pistas sobre especies invasoras que amenazan los ecosistemas.

IBM vislumbra a toda una emergente clase de ‘ciudadanos científicos’ que usarán sencillos sensores, que ya existen, para alimentar conjuntos masivos de datos para investigación. Por ejemplo, utilizado adecuadamente y conectado a una red, su ordenador portátil puede ayudar a trazar las secuelas de un terremoto de forma rápida, acelerando el trabajo de los servicios de emergencia.

Los investigadores de IBM están explorando una forma nueva y sencilla de recoger datos que podría ayudar a las autoridades a recopilar y analizar información sobre el agua. Si hay o no agua en un arroyo, si fluye libremente o hay basura, o cuándo aparecen los primeros mosquitos son datos cruciales que los ‘ciudadanos científicos’ podrían recoger durante una caminata o un paseo en bici. Tomar una foto con su teléfono, responder a algunas preguntas simples sobre el estado del agua y enviarlo inmediatamente a un centro autorizado ayudaría en gran medida a la compañía suministradora de agua a tomar decisiones más inteligentes que nos afectan a todos.

APROVECHAR LA ENERGÍA

Hasta el 50% de la energía consumida por un centro de datos moderno se utiliza para alimentar los sistemas de refrigeración. La mayor parte del calor que emiten los equipos informáticos se desperdicia. ¿Y si se aprovechara para calentar edificios en invierno y refrigerarlos en verano?

En mayo, el Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH Zurich) puso en marcha Aquasar, un superordenador de 6 terabytes, que utiliza agua caliente para refrigerar sus chips. IBM diseñó una novedosa red de capilares de microfluidos que une directamente cada procesador. Aquasar, consume hasta un 40% menos energía que una máquina similar refrigerada por aire y a través de la utilización directa del calor residual para proporcionar calor a los edificios universitarios, la huella de carbono se reduce hasta en un 85%.

Etiquetas