Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

El láser más grande del mundo

60.000 piezas entre espejos, sensores, lentes y otros instrumentos forman el láser más grande del mundo, el National Ignition Facility (NIF), que el año pasado recibió el premio al mejor proyecto de ingeniería de Estados Unidos. Su construcción terminó en marzo de 2009, y los ensayos para alcanzar la fusión termonuclear comenzarán en 2012.

Los técnicos acceden al interior del NIF
NIF
LAWRENCE LIVERMORE NATIONAL LABORATORY

ENERGÍA A RAUDALES

En el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California (Estados Unidos), alojado en un edificio de diez plantas con una extensión equivalente a tres campos de fútbol americano, se encuentra el mayor láser del mundo. Bautizado como National Ignition Facility, y más conocido por las siglas NIF, está formado por 192 haces de luz que, juntos, pueden generar una energía 60 veces superior a la de cualquier sistema láser anterior. Y, lo que es más importante, si esa energía se concentra en un punto, puede generar temperaturas de 100 millones de grados Kelvin y una presión equivalente a más de 100.000 millones de veces la presión de la atmósfera terrestre. Estas condiciones son similares a las que podemos encontrar en el interior de una estrella, en el núcleo de planetas gigantes cómo Júpiter o Saturno y en un arma nuclear como la destructiva bomba de hidrógeno.

UNA DIMINUTA ESTRELLA

Cuando los 192 láseres se disparan, confluyen en una cámara esférica de 10 metros de diámetro en cuyo interior tiene lugar una minúscula explosión termonuclear, es decir, se crea una diminuta estrella. Pero antes de llegar hasta allí, los haces de luz deben recorrer 1.500 metros, atravesando amplificadores de cristal que consiguen que su energía aumente exponencialmente durante el camino hasta superar los ¡4 millones de julios! Estos amplificadores están hechos con cristal de fosfato enriquecido con átomos de neodimio. En total, el NIF reúne 3.070 piezas que, si se dispusieran en fila india, ocuparían 2,4 kilómetros. Y que deben estar extremadamente limpias para que el sistema funcione correctamente.

Los científicos esperan que esta colosal instalación, además de ayudar a los astrofísicos a entender el Universo y a reproducir a pequeña escala fenómenos como la formación de estrellas y de supernovas, proporcionará la esperada fuente de energía de fusión, limpia e inagotable. Al fin y al cabo, sus responsables aseguran que el National Ignition Facility cuenta con capacidad para mantener encendidas 10.000 bombillas por segundo.

EL DATO

Fue también en California, en los Laboratorios de Investigación Huge de Malibú, donde el físico e ingeniero estadounidense Theodore Maiman hizo la primera demostración de un láser en 1960. Aquel láser pionero se basaba en la emisión estimulada de átomos de rubí sintético.

 

Etiquetas