Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Salud y televisión. ¿Qué me pasa, doctor?

Hoy publicamos el resultado de un ¿ensayo on line¿ que Tercer Milenio ha realizado acerca de la influencia de las series televisivas de alto contenido médico en la _percepción de la propia salud. Comprueba si las respuestas de nuestros lectores se parecen o no a las de los participantes en el estudio ¿serio¿ que se realizó en una universidad estadounidense

Los personajes de 'House', más que su contenido médico, fascinan a muchos de sus seguidores
house

Consulta la programación, siéntate ante el televisor, relájate y disfruta viendo un episodio de alguna de las múltiples series de médicos -¿y medicina?- emitidas por la ‘caja tonta’, léase –y véase- ‘House’, ‘Anatomía de Grey’, ‘Urgencias’, ‘Hospital Central’, etcétera. Esta parte del ‘gedankenexperiment’ no te debería resultar difícil ante la cantidad de canales televisivos de los que disfrutamos (es un decir) hoy en día. Y, a continuación, valora tu estado de salud: ¿es a) excelente, b) bueno, c) normal, d) malo?

Si tu respuesta es la c) o la d) tal vez tengas que buscar la explicación en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Rhode Island (Estados Unidos) y publicado en el número de septiembre de la revista especializada ‘Mass Communication and Society’. Según este trabajo, el elevado contenido médico de las series con las que nos bombardean desde la televisión induce al televidente a una mayor preocupación sobre su estado de salud. Vaya, que nos concienciamos en exceso de los riesgos para la salud a los que estamos expuestos y que nos volvemos más proclives a pensar en que podemos padecer alguna de las enfermedades presentadas en las susodichas series y a pensar que nuestro estado de salud deja que desear. O, en otras –más breves- palabras, que nos volvemos un poco hipocondríacos.

Estos resultados fueron obtenidos a partir de una encuesta similar a nuestro ‘gedankenexperiment’ en la que 274 estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Alabama de entre 18 y 31 años, esto es, en la flor de la vida –y en el tramo de edad que las compañías de seguros médicos consideran menos peligroso-, fueron cuestionados sobre sus hábitos televisivos y su estado de salud sin que aquellos conocieran el objetivo del estudio –como tú cuando has respondido a la pregunta inicial-.

¿TÚ QUÉ OPINAS?

Visto lo visto, cabría preguntarse, si es que aún no lo ha hecho nadie ya, cosa que cuesta creer ante la profusión de estudios de todo tipo y envergadura, habría que preguntarse también si la profusión de series televisivas de policías e investigadores –sobre todo forenses- aumenta o disminuye las tendencias criminales de los televidentes y el índice de criminalidad en general, así como el miedo a ser víctima de algún crimen. Y también si la emisión casi en continuo de programas deportivos favorece el que hagamos más deporte o, por el contrario, fomenta las interminables sesiones de ‘sillón ball’. ¿Tú qué opinas?

 

ENSAYO ‘ON LINE’

El martes pasado, pedimos a nuestros lectores que participaran en una probatina comunicativa y divulgativa, respondiendo las siguientes preguntas:

 

1. Valora tu estado de salud: a) excelente, b) bueno, c) normal, d) malo.
Ninguno de los lectores que respondieron este cuestionario considera que su estado de salud sea malo. Cuatro lo valoran como excelente, para cinco es normal y bueno para once.

 

2. ¿Cuál consideras que es el mayor riesgo para tu salud? ¿Cuántos años tienes?
Para los participantes en nuestro ‘Experimenten’, con edades que van de los 14 a los 79 años, los riesgos más mencionados son los accidentes, el cáncer y el estrés-ansiedad. También se citan, en menor medida, algunos hábitos perjudiciales, como el sedentarismo, el tabaquismo y beber alcohol. Algunos lectores concretan más: hernia discal, osteoporosis, bocio y enfermedades musculares y del aparato locomotor. Gabriela contemporiza: “Creo que en el futuro padeceré algún tipo de cáncer por la cantidad de antecedentes familiares que tengo, pero es algo que no me preocupa en el momento actual, los problemas hay que afrontarlos cuando aparecen”.

 

3. ¿Sigues alguna serie televisiva de médicos? ¿Cuál? ¿Por qué te interesa?
‘House’ es la favorita, pero, más que por la temática, por el personaje, “el Sherlock Holmes de los médicos”, según Víctor; con su “racionalismo ácido” (Almudena). Tamara la ve “porque me encantan la historia, los personajes; la verdad es que ni me fijo en los diagnósticos”. Y Agustín asegura que “daría igual si fuesen abogados”. Otros lectores se engancharon, por las tramas personales, la acción y el ritmo, a ‘Anatomía de Grey’, ‘Hospital Central’ (“por puro entretenimiento; no me parece nada real”, dice Manuel), ‘ER’, ‘Private practice, ‘Nurse Jakie’, ‘Urgencias’, ‘MIR’..., pero cerca de la mitad de los lectores que nos respondieron no ve ninguna. “Me aburren y agobian por ese orden”, señala Miguel.

 

4. ¿Crees que este tipo de series influyen en la percepción de la propia salud?
El 69% de los participantes en nuestro ‘experimenten’ creen que sí. Estas son sus razones:

“Cuando me pasa algo, siempre pienso en todas las opciones, hasta en una enfermedad rara cuyo origen solo un doctor House pueda averiguar”. Ana.

“Ligeramente. Creo que en general la gente asume un grado de ficción que engloba también los temas de salud que tratan”. Jesús.

“Yo creo que sí que influyen porque, al ver lo que le pasa a la gente, eres consciente de riesgos que pueden perjudicar tu salud e intentas rebajarlos o eliminarlos”. Itziar.

“Suelo ser un poco hipocondríaca, pero los casos son tan remotos y extraños que no tengo ocasión de sentirme identificada. No creo que me afecten en ese sentido”. Almudena.

“Creo que ayudan a ser más conciente de la propia salud, ya que vemos en muchos casos que las pistas de enfermedades graves estaban en síntomas que solemos obviar”. Tamara.

“Pueden aumentar la hipocondría, pero también tener una mejor información sobre la salud o elementos de prevención. No es lo peor que puede hacer la televisión para mejorar la cultura de la población”. Carlos.

>>>>>>>>>>Puedes ver lo que respondieron los lectores a través del blog.

>>>>>>>>>>Otros utilizaron el correo electrónico. Lee sus respuestas aquí.

 

Etiquetas