Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Ignacio Arruego: "Al estudiar Marte, estudiamos la Tierra"

None

Ignacio Arruego ofreció una conferencia en Ibercaja Zentrum
arruego
CARLOS MUñOZ

Este ingeniero zaragozano es jefe de proyecto de la contribución del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial a la misión Mars Met Net Lander, que desplegará una estación meteorológica sobre la superficie de Marte. Esta misión no se parece en nada a los rovers de la Nasa. Los instrumentos científicos van a bordo de un ‘penetrador’ que se clavará en el suelo marciano, lo que sería un éxito histórico. La tecnología se pone a prueba. Cada sensor con destino a Marte combina extrema miniaturización, bajo consumo, condiciones límite de funcionamiento... “Tras dos años de trabajo, el resultado es una cajita que cabe en la mano pero que debe soportar la temperatura, la radiación, la vibración, el choque... y luego funcionar”.

PREGUNTA ¿Por qué queremos saber qué tiempo hace en Marte? En otras palabras, ¿qué mueve a Rusia, Finlandia y España a embarcarse en una misión como la Mars Met Net Lander?

RESPUESTA Tras muchas investigaciones, se tiene claro que, hace millones de años, Marte, que hoy es un desierto, pudo ser apto para la vida. Nos interesa mucho conocer los motivos de ese cambio, en el que el clima juega un papel importantísimo, y saber si pudo haber vida allí.

P. ¿La Tierra se mira en el espejo de lo que podría ser su futuro?

R. Los paralelismos con lo que pueda suceder en nuestro planeta siempre se buscan. Al estudiar Marte, estudiamos la Tierra. Aunque las causas sean distintas, también nos preocupa un cambio climático de escala planetaria. En Marte vemos los efectos que algo así tiene sobre un planeta entero. Ya sucedió en el pasado: en los años setenta, estudiar el tremendo efecto invernadero en Venus ayudó a tomar conciencia de ese problema aquí.

P. Le trasladamos la pregunta de un lector, Xesús: ¿Serán los robots humanoides los primeros en colonizar Marte?

R. Humanoides o no, sin duda será primero a través de robots. De hecho, ya lo está siendo. Es difícil aún pensar en viajes tripulados. El viaje es demasiado largo -entre 7 y 9 meses- como para que un ser humano pueda soportar la radiación que acumularía. Si logramos reducir el tiempo de viaje, será a costa de haber alcanzado una velocidad enorme en la fase de crucero. Eso implica que debemos poder frenar de manera hoy impensable para depositar personas de manera suave sobre Marte, debido a la baja densidad de su atmósfera. Y, además, tenemos que acompañarlas de toneladas de equipamiento para que sobrevivan y puedan volver a la Tierra. Por tanto, quedan muchos años de exploración robótica todavía.

P. ¿Hay más retos tecnológicos?

R. La electrónica convencional, como el cuerpo humano, no soporta unas variaciones de temperatura diarias de 150ºC. Eso estresa cualquier material y hay que estudiar muy bien el diseños termomecánicos de cualquier elemento que combine dos materiales, viendo cómo se dilatan y contraen. Otra condición dura es el polvo en suspensión, con tormentas tremendas.

P. A través de nuestro blog, José Luis pregunta qué información nos puede dar la misión Mars Met Net Lander que no conozcamos ya sobre la meteorología actual de Marte.

R. El objetivo final es establecer una red de estaciones meteorológicas sobre la superficie marciana, para realizar estudios a escala planetaria. Los actuales orbitadores solo están en un lugar en cada momento. Lo ideal es disponer de medidas simultáneas pero realizadas en lugares distantes. Los rovers son tan caros que no podemos pensar en mandarlos por decenas. Esta es una misión de demostración tecnológica; los intentos anteriores han fracasado. Se trata, muy simplificadamente, de un misil que se clava en el suelo marciano (un ‘penetrador’). Si tenemos éxito, podríamos lanzar en el futuro flotillas de estas naves para desplegar efectivamente la red meteorológica. Los sensores incluidos en este primer intento pueden aportar conocimientos nuevos. Se dispondrá de un espectrómetro de visión directa sobre la superficie de Marte. El magnetómetro que desarrollamos quizá pueda arrojar luz sobre algunas teorías acerca de la posibilidad de fenómenos de descarga electrostática sobre Marte.

P. ¿Opina, como Hawking, que la única esperanza de futuro de la humanidad es colonizar otros planetas?, quiere saber otro lector.

R. El ritmo de deterioro al que estamos sometiendo al planeta es completamente insostenible a medio plazo. Yo confío en que seamos capaces de dar marcha atrás, pero si no, sin duda nuestro futuro podría pasar obligatoriamente por tratar de hacer habitables otros planetas. Marte sería el primer candidato, pero las posibilidades son hoy en día tan lejanas, que confío en que no llegue nunca a ser necesario.

>>>>>>>Ignacio Arruego respondió a nuestros lectores a través de nuestro blog.

 

Etiquetas