Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Abrir y ganar

None

Hallazgo de un fémur de grandes dimensiones en el yacimiento de Barrihonda (Teruel)
DINÓPOLIS
LUIS ALCALá

Nos invitan a participar en un juego que podrá hacernos millonarios. Ante nosotros, cien grandes cajas que contienen dinero. No sabemos cuánto. Hay cierta distancia entre unas y otras. Durante un minuto podremos retirar su contenido y llevarnos el botín a casa. Sabemos que unas pocas cajas, bien identificadas, han proporcionado riqueza a otros concursantes. ¿Qué hacer: abrir cajas inexploradas o apostar por las que sirvieron de trampolín hacia la fortuna? Estas últimas ¿seguirán repletas de billetes o bien fueron vaciadas completamente en las rondas previas?

En los últimos años, un centenar de nuevos lugares con indicios de dinosaurios han sido documentados por los paleontólogos de Dinópolis. Más de cincuenta sólo en Riodeva, donde algunas excavaciones han proporcionado fósiles espectaculares. El tiempo y los recursos son limitados: hay que escoger. Tal vez no fuera una mala idea emplear medio minuto en dos cajas distintas…

Durante este verano, una pequeña excavación en el yacimiento de Barrihonda (RD-10), el hogar de Turiasaurus (el Gigante Europeo), ha permitido recuperar algunas piezas más de su esqueleto: costillas y vértebras. Mientras, un tanteo en otro afloramiento, prácticamente virgen, San Lorenzo (RD-28), ha complementado los trabajos estivales. Parte de un hueso había quedado expuesto en superficie, con el consiguiente riesgo de deterioro, por lo que se planificó una excavación de urgencia. El trozo a la vista se convirtió unos días después en un verdadero cheque: un hueso de casi dos metros de longitud, el mayor fémur de dinosaurio documentado en Europa. Sorprendente pero no increíble, pues en 2006 ya habíamos estimado que el fémur del saurópodo de Barrihonda podría medir 2,2 m. Lo que sí sorprende es que los restos identificados -el fémur, una tibia, vértebras de la cola y parte del cráneo- son precisamente los que faltaban para completar el esqueleto de Turiasaurus. Todavía no conocemos al propietario de estos huesos pero sí podemos afirmar que nos encontramos ante un hallazgo sensacional en un yacimiento que, dada su extensión, parece no haber dicho aún su última palabra.

Se conocen varios casos de avances científicos que coinciden en el tiempo y, apenas dos semanas después de la presentación de los fósiles de San Lorenzo, un equipo francés comunicó el hallazgo de un fémur aún mayor, con dimensiones, no obstante, en el rango previsto para Turiasaurus. Para perder un récord, primero hay que tenerlo -ya me gustaría perder el récord mundial de maratón, por ejemplo- pero habrá que trabajar mucho en otros lugares para igualar el excepcional conjunto de fósiles de dinosaurios ya recuperados en Riodeva… ¡Y aún quedan decenas de cajas por abrir!

Etiquetas