Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

El proyecto Aedes Norte-Sur

None

Los mosquitos se someten al efecto de la pintura sobre diferentes superficies, como la madera (en la imagen) o la goma de los neumáticos
veterinaria 3
CARLOS MUñOZ

DOS ODIOSOS ENEMIGOS

Este año se ha puesto en marcha el proyecto Aedes Norte-Sur, que permitirá evaluar la eficacia de la pintura Inesfly tanto en el laboratorio como sobre el terreno para controlar dos variantes de un mosquito transmisor de enfermedades. En él participan la propia Pilar Mateo, el Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, encabezado por Javier Lucientes, y el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales de Bolivia, país que sufre una grave epidemia de dengue. El nombre del proyecto (que proviene del griego y significa ‘odioso’) hace referencia al mosquito contra cuyas dos especies principales se pretende luchar: Aedes aegypti y Aedes albopictus.

El primero habita especialmente en regiones tropicales y subtropicales, y transmite enfermedades víricas como la fiebre amarilla (cuyo control se ha conseguido en gran parte gracias a una vacuna) o el dengue.

El segundo, también llamado ‘mosquito tigre’, se encuentra en zonas más septentrionales -se han identificado asentamientos en ciudades como Milán o Barcelona-y transmite una enfermedad denominada chikungunya. En 2008, hubo 500 afectados en Milán. Como afirma Lucientes, “la globalización y el cambio climático están trayendo especies que parecían erradicadas, por lo que el objetivo del proyecto es la prevención para que no llegue a ser un problema en España, en el norte, y una esperanza para salvar a los que están condenados por ser pobres y no tener estrategias contra este vampiro”.

El proyecto Aedes se propone lograr productos que, además de actuar contra los mosquitos adultos, eviten la eclosión de los huevos y controlen las larvas.

Etiquetas