Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Michel Mareschal: ''En diez años se habrá multiplicado por mil la capacidad de computación''

None

Michel Mareschal, director del centro de computación ZCAM
michel mareschal
HERALDO

Michel Mareschal es aún profesor de mecánica estadística computacional en la Universidad Libre de Bruselas, pero, para el próximo curso, contratado por la fundación Araid, se traslada a Zaragoza para dirigir el ZCAM, uno de los trece nodos del CECAM (Centro Europeo de Cálculo Atómico y Molecular), del que también fue director. Su especialidad son los biomateriales. Ahora, concretamente, estudia el transporte existente a través de las membranas de las células, para entender cómo estas mantienen el no equilibrio. Recibirá, en las instalaciones del Bifi (Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos), a físicos, químicos, biólogos y tecnólogos, ya que a todos ellos servirá el ZCAM para simulaciones por ordenador y modelados teóricos.

PREGUNTA ¿Qué es el ZCAM que usted dirige?

RESPUESTA Es uno de los trece nodos, el único en España, del Centro Europeo de Cálculo Atómico y Molecular (CECAM). Lleva delante la Z de Zaragoza, donde ha sido instalado por decisión de la comunidad científica española. Y su cometido es favorecer las investigaciones que precisan simulación intensiva por ordenador.

P. ¿Por qué ha sido elegida Zaragoza para su ubicación?

R. Por la importancia de las infraestructuras computacionales del Bifi (Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza), que incluyen el supercomputador Caesaraugusta, Iaunus y la plataforma Ibercivis.

P. Recién nacido el nodo y ya tiene un proyecto en marcha, la Peptide Conformational Database.

R. Será una base de datos pública on-line, que contendrá cálculos de referencia de química cuántica en moléculas peptídicas. Permitirá, entre otras cosas, avanzar en la investigación de campos de fuerzas de proteínas y de diseño de fármacos ‘inteligentes’ basados en péptidos. Pero, ojo, para dar con esos medicamentos antes tienen que analizarse muchas moléculas.

P. La simulación por ordenador exige cada vez una mayor capacidad de cálculo. ¿A dónde vamos a llegar?

R. En solo diez años se multiplicará por mil la capacidad de computación que tenemos hoy. Pasaremos de petaflops a exaflops. Pero, además, la computación del futuro estará más integrada con los modelos que se representan y los modelos incorporarán todas las escalas (nano, micro, gran escala...). Por ejemplo, la modelización de la célula incluirá la representación de macromoléculas, de proteínas y de agua. Por cierto, el agua es uno de los elementos más difíciles de modelizar.

P. ¿Tocará techo el avance de la computación?

R. Se supone que este desarrollo se saturará, pero aún no vislumbramos esa saturación. Ahora mismo, tenemos mil millones de veces más computación que hace cincuenta años, pero no es suficiente para la ciencia. Y en diez años se multiplicará por mil. Para ello, tenemos que desarrollar nuevos algoritmos con instrucciones muy precisas para resolver los problemas actuales de la mecánica cuántica, como las ecuaciones fundamentales y, por ejemplo, la ecuación de Schrödinger.

P. Y, refiriéndonos a la ciencia de los materiales, que es su especialidad, ¿ayudará la supercomputación a desvelar la composición última de las partículas y su comportamiento?

R. La computación en sí misma no resuelve los problemas, porque reproducir un fenómeno no es suficiente para entenderlo. Aunque dispongamos de mucha potencia de cálculo, en cincuenta años de investigación hemos logrado computar la cuántica, pero no la dinámica, así que conocemos bien las moléculas, pero no su comportamiento; y no parece que vayamos de momento a conocerlo.

Una proteína, por ejemplo, es una secuencia de aminoácidos de la que conocemos su composición, pero no se entiende aún cómo se comporta, por qué se mantiene activa, por qué llega a ser peligrosa y causante de enfermedades. Y es a lo que va a dedicarse el ZCAM, a investigar este campo tan intrigante.

Y esto tiene, además, otras aplicaciones, porque está en auge el estudio de los materiales a nanoescala, lo que generará nuevos materiales que serán muy importantes en la industria del futuro.

P. ¿Qué supondrá para España la llegada del ZCAM?

R. Este centro atraerá a muchos científicos europeos, que son líderes en modelización de materiales aunque Estados Unidos tenga mejores ordenadores. Además, España es rica en jóvenes científicos, sobre todo en técnicas de computación, pero tiene que seguir invirtiendo en ciencia.

Etiquetas