Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Tecnología dactilar

Los rasgos físicos de la cara y la firma de una persona pueden cambiar con el paso del tiempo. Sin embargo, cada huella digital es única, personal e intransferible, y se mantiene sin cambios durante toda la vida, como demostró en 1880 el científico británico sir Francis Galton.

Una nueva tecnología captura la huella en tres dimensiones y sin contacto
huella dactilar
UNIVERSIDAD DE KENTUCKY (EE. UU.)

Desde los tiempos del científico británico Francis Galton, descubridor del carácter único e irrepetible de la huella dactilar de una persona, hasta ahora la tecnología para identificar y analizar el rastro que dejan los surcos y crestas de la yema de nuestros dedos no ha dejado de evolucionar.

Pero hay algo que no ha cambiado: cuando las huellas dactilares envejecen o se secan, la tinta o el polvo usados para sacar a la luz huellas latentes no sirven. Por eso las nuevas tecnologías se basan en detectar el rastro químico de la huella dactilar, que sigue presente aunque la huella sea invisible.

EL CUERPO HABLA

“Las huellas están hechas de una mezcla de secreciones del cuerpo que reaccionan de forma diferente ante ciertas sustancias o cuando se analizan bajo luz infrarroja o rayos X”, explica Robert Shaler, profesor de la Universidad Estatal de Pennsylvania (Estados Unidos). Además, la química dactilar también puede informarnos acerca de si su propietario es una persona joven o vieja, si fuma o consume drogas, etcétera.

Por otra parte, los sistemas de escaneado actuales capturan la huella dactilar en dos dimensiones, haciendo rodar el dedo sobre una superficie plana.

HUELLAS EN 3D

Para evitar las distorsiones que esto genera, la Universidad de Kentucky (Estados Unidos) ha desarrollado un sistema que captura la huella en 3D sin contacto y en menos de un segundo. Los investigadores pretenden ahora mejorar la tecnología para escanear diez dedos de una sola vez.

Las aplicaciones de esta tecnología traspasan las fronteras de los laboratorios de criminalística. Entre las más recientes lanzadas al mercado destaca iWallet, la primera billetera que cuenta con un sistema de apertura por huellas digitales que identifica al propietario, protegiendo las tarjetas de crédito y el dinero en caso de robo.

Por su parte, el aeropuerto de Barcelona acaba de estrenar un nuevo sistema de control fronterizo que agiliza la entrada de los ciudadanos de la Unión Europea utilizando una especie de cajero que verifica su identidad con las huellas digitales y el estudio del rostro.

Y, en Europa, ya se han puesto en marcha los primeros cajeros automáticos que, en lugar de solicitar el PIN de la tarjeta, reconocen la huella dactilar de su propietario.

Etiquetas