Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

Porque el conocimiento mueve montañas

El Instituto Tecnológico de Aragón (ITA) cumple un cuarto de siglo con muy buena salud. Quienes pusieron en marcha esta gran empresa no podían soñar con un porvenir mejor. La casa ha crecido por todos sus flancos: en número de trabajadores, en metros cuadrados ocupados, en líneas de investigación, en clientes y en presupuesto. Y, como merece la ocasión, el cumpleaños se celebró por todo lo alto: con exposición de hitos y personas que los protagonizaron, con muestra de prototipos y con la publicación del libro '25 años innovando contigo'.

Torre de pruebas de ascensores. La presencia en Aragón de grandes empresas de elevación llevó al ITA a dotarse de infraestructuras para prestar servicio tecnológico a este sector
torre ascensores ITA
ITA

Eran cuatro trabajadores en 1984 y hoy son doscientos veinticinco. De ellos, la mayor parte ha celebrado trabajando el veinticinco cumpleaños del Instituto Tecnológico de Aragón (ITA). Su cometido: generar conocimiento y ayudar a las empresas a innovar, sobre todo a las pymes. De este modo, contribuye a la salud económica de la comunidad y al bienestar de todos sus ciudadanos.

El ITA ha repartido mucha ilusión en este cuarto de siglo. Por eso ha crecido tanto. En la actualidad, factura a más de mil clientes cada año. De los proyectos que desarrolla para las empresas procede el 80% de sus ingresos. El resto lo aporta el Gobierno autónomo. Datos significativos si tenemos en cuenta los quince millones de presupuesto anual que maneja en la actualidad. En 1984 tenía 15.000 euros. Quienes pusieron en marcha esta casa no podían soñar con un porvenir mejor.

El vigésimoquinto cumpleaños del Instituto Tecnológico de Aragón (ITA) se celebró el pasado miércoles, como merece la ocasión, por todo lo alto. Manuel Doblaré, catedrático de Mecánica de la Universidad de Zaragoza, participó en la celebración para advertir de que “hace falta más inversión para investigación”, porque “el bienestar depende del capital intelectual” y “las comunidades autónomas que antes apuesten por la sociedad del conocimiento serán las más preparadas para generar talento. El camino no es fácil, pero es el único”.

LOS CLIENTES

Santiago Gallego, director de la empresa Saltec: “Estamos en relación permanente con el ITA, porque las empresas pequeñas nos tenemos que apoyar en él; no podemos tener los equipos ni los ingenieros que nos aporta”. Miguel Pelayo, director de I+D de Saica: “El ITA se adaptó desde un principio a nuestras necesidades y hemos llevado a cabo numerosos proyectos no solo de I+D. Diseñó para nosotros unos bancos de ensayo sumamente sofisticados”. José Ángel Conchelo, director territorial de Macpuarsa: “Con nuestra colaboración, el ITA se dotó de recursos e infraestructuras para dar servicio tecnológico al sector de la elevación. Sabe entender la problemática de la empresa”. Joaquín Gracia, consejero delegado de Ingemetal: “Valoro la diligencia, dedicación y eficacia del ITA en todos los proyectos que hemos desarrollado juntos”.
 

Etiquetas