Salud
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

obesidad

Campaña contra el estigma de la obesidad: "Ya basta de culpabilizar al enfermo"

Investigadores del IACS, sanitarios y pacientes del Servet recuerdan en un vídeo que este problema es una enfermedad, y denuncian el trato "discriminatorio" que afecta a la salud mental de estas personas.

El investigador José Miguel Arbonés Mainar, en el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS).

"El principal estigma que afecta a los pacientes con obesidad y sobrepeso es que son personas que no tienen voluntad o que son dejados. Como sociedad, los culpabilizamos a ellos de la enfermedad que tienen, siendo que sabemos que hay muchas causas que escapan al control de estos enfermos". Así lo indica, en un intento por romper clichés, el doctor José Miguel Arbonés, investigador del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y uno de los impulsores de la campaña 'El estigma de la obesidad', difundida en redes sociales el pasado viernes con motivo del Día Mundial de la Obesidad.

Los expertos subrayan que el 12% de los hombres y el 28% de las mujeres que padecen esta enfermedad presentan síntomas depresivos. La discriminación, especialmente hacia las mujeres que sufren esta patología, y la falta de empatía, incluso en el propio ámbito sanitario, ha motivado que profesionales del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y del ISS Aragón (ISS) realicen un vídeo para frenar el estigma que hace mella en la salud mental de estos pacientes. "En ninguna enfermedad los profesionales médicos culpabilizan al paciente de su enfermedad, salvo en la obesidadEl caso más extremo es el de una persona con cáncer de pulmón. Cuando el oncólogo le trata, no le echa la bronca por llevar toda la vida fumando. No se culpabiliza ni se le estigmatiza. Pero a estas personas sí", lamenta Arbonés, investigador principal del grupo de Biología del Tejido Adiposo y Complicaciones Metabólicas de la Obesidad.

A juicio de este profesional, es fundamental poner en contexto esta enfermedad y detallar cuáles son las causas comunes que están detrás de la obesidad para poder frenar el estigma que rodea a estas personas. Según la doctora Sofía Borlán, especialista de área en la Unidad de Cirugía Endocrina Bariátrica, el 80% de los pacientes obesos cree que puede perder peso por su propia voluntad, lo cual no es del todo cierto. "La obesidad tiene componentes genéticos, sociales y ambientales (incluso hay variaciones regionales que afectan dentro de España). Y todos esos componentes no son controlables por el individuo", aclara Arbonés, al referirse al "ambiente obesogénico" en el que estamos "inmersos", caracterizado por el aumento de establecimientos de comida rápida, alimentos listos para consumir en los supermercados, trabajos muchas veces sedentarios con excesiva carga laboral y cambios constantes de turnos que producen falta de sueño y estrés, lo que favorece el desarrollo de obesidad o sobrepeso. 

"Habría que apartar la báscula de las consultas"

"En España y el resto de Europa se lleva más de 30 años haciendo campañas contra la obesidad sin que estos consejos estén haciendo mella en los patrones generales de comportamiento. Esto es un fracaso de salud pública, porque no solo no ha mejorado la situación, sino que ha empeorado", advierte este investigador, que apunta no obstante algunas soluciones para revertir esta tendencia. La primera de ellas sería orientar al paciente con sobrepeso y centrarlo en que cuide su alimentación y su estado físico de una forma saludable, sin caer en la "obsesión" muchas veces insana de adelgazar a cualquier precio. "Habría que apartar un poco la báscula de la consulta, porque si uno tiene una buena alimentación y cuida su estado físico, aunque tenga un poco de sobrepeso no es problemático. Si tienes buena higiene de vida, seguramente el peso lo irás perdiendo", añade Arbonés, que apuesta por "coordinar" esta y otras medidas que afectan a la esfera pública, además de al individuo. 

"Toda la industria alimentaria y las campañas que están haciendo de poner alimentos basura en horarios infantiles se deberían haber regulado hace muchos años, y sin embargo no se consigue. Hay muchas cosas que se pueden hacer, pero hay que intentar coordinarlas", subraya este investigador de la obesidad. 

"Las operaciones de cirugía bariátrica no están garantizadas en las listas de espera"

En este sentido, y para contribuir a su vez a reducir el estigma, los profesionales consultados hablan de impulsar medidas encaminadas a "priorizar" a los pacientes con obesidad mórbida, que son tratados por el sistema como si su enfermedad fuera "de segunda". Según expone el jefe del Servicio de Cirugía General y Digestivo del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, el doctor Miguel Ángel Dobón, la cirugía bariátrica no está incluida en la garantía de plazo de la atención quirúrgica, de forma que las listas de espera para este tipo de intervención pueden ser de hasta 4-5 años.

"Lo que intentamos también por medio de este vídeo es concienciar de que la obesidad, que se considera una enfermedad, deja a los pacientes que la sufren y necesitan pasar por un tratamiento quirúrgico en una especie de limbo. En cirugía bariátrica la lista de espera no existe. Es un papel que está en un cajón, porque esta actuación no se considera prioritaria, siendo que para algunos enfermos es el único tratamiento posible que tienen", recalca Arbonés, quien señala que un reto en esta línea sería poder operar a entre 80 y 100 pacientes al año, cifra a la que de momento -con la pandemia de por medio- no se ha llegado. 

Cuando el ámbito sanitario contribuye al estigma

Con la campaña 'Stop al estigma de las personas con obesidad', que recoge también testimonios de pacientes y profesionales del Servet que trabajan con estos enfermos, los impulsores de esta campaña quieren sobre todo "concienciar a otros sanitarios y estudiantes" del ámbito de la Salud para no culpabilizar al paciente de su enfermedad, tras detectar que el principal estigma que la rodea, y que la achaca a falta de voluntad, lo arrastran también algunos profesionales y se ve favorecido por la falta de materiales adaptados a estos pacientes en los hospitales y centros de salud. "En muchos casos, los medios de los que se dispone en consulta -como los manguitos para la tensión, batas y sillas...- no están preparados para personas con obesidad mórbida. En el vídeo no se dice, pero hay veces en que los TAC a estos pacientes se les realizan en el Hospital Veterinario, y eso es muy humillante para la persona. Las personas con obesidad mórbida son enfermos de segunda. Para otras enfermedades se ponen muchos más medios que para esto, que es una enfermedad muy prevalente y tiende a serlo cada vez más", puntualiza este investigador, que sitúa la prevalencia de la obesidad en Aragón en torno al 15'5%. 

Loading...

Arbonés precisa que en torno a un 30% de los pacientes obesos están sanos metabólicamente, y no presentan ninguna otra complicación asociada a la enfermedad. "Para estos pacientes la obesidad puede ser un problema estético pero no es un problema de salud", afirma. Lo importante, en este sentido, es no generalizar y dar prioridad en el sistema a aquellos casos que sí presentan esta comorbilidad. 

"Se tiende a pensar que la persona obesa está gorda porque come mucho o porque está todo el rato sentada en el sillón, pasando por alto que influyen factores sociales, genéticos y económicos importantes. Todos tenemos familiares y conocidos que son obesos y probablemente son las personas que más dieta y más hambre han pasado, porque siempre están con una dieta u otra. Al final, si por tus genes y condicionantes metabólicos y sociales tienes una predisposición a ser obeso, no puedes estar toda la vida con dietas y pasando hambre, porque eso sería una vida muy miserable. Lo que investigamos sobre todo en esta línea es intentar predecir qué pacientes son los que van a desarrollar complicaciones para intentar priorizarlos si requieren tratamiento inmediato o cirugía", concluye este experto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión