Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Cuánto aguanta la comida que ha sobrado en Navidad: los alimentos más perecederos y los que no deberías guardar mucho tiempo

El tiempo y la temperatura son los aceleradores principales del deterioro de los alimentos.

Comida navideña.
Comida navideña.
Freepik

Las cenas y comidas de Navidad son por excelencia los banquetes donde más comida sobra en los hogares de todo el mundo. Entrantes, principales, postres... Las mesas de las casas, que agrupan a familiares y amigos, se abarrotan de comida cuya abundancia se traduce en sobras aprovechables en días posteriores. Sin embargo, hay que tener cuidado con este excedente, puesto que el tiempo y la temperatura son los aceleradores principales del deterioro de la comida. 

En este sentido, cabe preguntarse cuáles son aquellos alimentos que mejor se conservan y aquellos que se deben consumir lo antes posible para evitar su contaminación. Los más perecederos, es decir, los que menos duran, son los alimentos frescos. La carne picada, el pescado fresco, las frutas y verduras, los huevos y la leche. Generalmente, estos alimentos deben guardarse en la nevera a una temperatura de entre los 0 ºC y los 5 ºC. No obstante, su conservación es limitada. 

Durante un día, aproximadamente, la carne picada y el pescado fresco se mantendrán en perfectas condiciones si no se ha roto la cadena de frío. Por otra parte, la carne cruda, cocida y el pescado cocido se mantiene en condiciones óptimas entre dos y tres días. Una vez abierta, el tiempo máximo de conserva de la leche UHT será de cuatro días. Misma temporalidad que en el caso de verduras cocidas, embutidos y postres caseros.

En cuanto a las conservas abiertas, la verdura cruda y los platos cocinados se mantienen en condiciones óptimas durante cinco días, mientras los huevos y la mantequilla pueden conservarse de dos a tres semanas. Además, diferentes frutas como las manzanas, las mandarinas o las naranjas pueden esperar a ser consumidas a temperatura ambiente.

Hablando de las sobras cocinadas, comunes durante estas fechas señaladas, tanto la carne roja como la blanca se conserva bien en la nevera durante tres o cuatro días. El pescado, más de un día, debe ser desechado. En este sentido, hay que ser consciente del tiempo que transcurren las sobras fuera de la nevera, situación donde las bacterias aprovechan para propagarse a temperatura ambiente. Para su óptima conservación en el frigorífico, en ningún caso se deben mantener en el recipiente donde han sido cocinados. Así, deberán guardarse divididas en raciones y tuppers diferentes.

Más información sobre alimentación y otros consejos de salud.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión