Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Enfermera Saturada: “Hemos pasado de ser héroes a parados”

El escritor y enfermero Héctor Castiñeira presenta ‘Orgullo Enfermero’, un homenaje en forma de novela al colectivo profesional que ha hecho frente a la campaña de vacunación más grande de la historia.

Héctor Castiñeira, alias 'Enfermera Saturada', la pasada semana en Zaragoza.
Héctor Castiñeira, alias 'Enfermera Saturada', la pasada semana en Zaragoza.
Camino Ivars

Hace unos días, el autor, enfermero y divulgador gallego Héctor Castiñeira visitaba de nuevo Zaragoza con motivo de la presentación de su noveno libro, ‘Orgullo Enfermero’, un homenaje en forma de crónica, explica, que recoge un momento histórico en el que este colectivo ha estado al pie del cañón y en el que se ha enfrentado a uno de sus mayores retos: a la campaña de vacunación más grande de la historia.

Bajo el seudónimo de ‘Enfermera Saturada’, que escogió en 2012 para crear un personaje virtual en Twitter con el objetivo de dar rienda suelta a sus experiencias en el hospital, hoy cuenta con más de 180.000 seguidores en esta red social, y más de 300.000 en Instagram. Una vez más, su nueva novela narra historias reales y testimonios basados en hechos que, aunque parece que a la sociedad se le han olvidado demasiado rápido, para quienes integran este colectivo profesional serán muy difíciles de olvidar.

La pandemia me pilló en la UCI del 12 de octubre, en Madrid. Luego me pasaron al punto de vacunación. Hemos vivido algo épico, para mí fue como pasar de la noche a la mañana a vivir la cara amable de la pandemia, si es que eso ha existido”, reflexiona el enfermero. Y es que, durante los primeros meses de la pandemia, en las Unidades de Cuidados Intensivos de cualquier hospital de nuestro país se vivieron situaciones dramáticas. “Hemos vivido el dolor, la soledad, el miedo y la muerte en primera persona. No sé cómo se puede olvidar algo así”, reconoce.

‘Orgullo Enfermero’ es la continuación de su anterior libro, ‘Nosotras, enfermeras’ que, bajo el lema ‘Historias de unos días que nos cambiaron para siempre’ relata cómo se vivió la primera ola de la COVID en los hospitales de nuestro país. “Pasamos de trabajar de forma normal a vernos invadidos por el coronavirus, que llegó y arrasó con todo. En este segundo libro hablo de la ‘Nueva normalidad’ y del miedo que nos daba a muchos de nosotros la frase de ‘Hemos vencido al virus”, explica Castiñeira.

De hecho, en octubre de 2020 se cumplieron los peores presagios: los hospitales volvieron a llenarse de nuevo. “Fue uno de los momentos más complicados. Cuando por fin habíamos empezado a levantar cabeza tuvimos que volver a revivirlo todo de nuevo”, explica. La llegada de la vacuna fue un soplo de aire fresco, sobre todo porque, en España, la mayoría de la población dijo ‘Sí’ a la vacuna. “Nuestra tasa de vacunación es del 80%, y eso, a pesar de las teorías que recorrían las redes sociales, ha sido un gran avance”, explica el enfermero.

De héroes a villanos

Castiñeira, que desde hace años cuenta con una frenética actividad en sus perfiles de redes sociales, ha tenido que dar un giro a su uso para comenzar a desmentir afirmaciones de todo tipo. “Desde que insertábamos microchips o que se quedaban pegadas cucharillas en el brazo hasta la teoría de la esterilidad. Había gente que venía a vacunarse y nos enseñaba vídeos en el teléfono móvil para demostrarlo”, recuerda. También hubo otro cambio muy drástico, a partir de la segunda ola: “De repente, pasamos de ser héroes y recibir aplausos todos los días a las 8 a convertirnos en auténticos villanos”.

Un odio que trascendió del mundo digital al real, como por ejemplo con la aparición de unas pintadas que decían ‘Sanitarios asesinos’ o ‘Sanitarias cobardes’ en el Hospital Materno Infantil de La Paz, en Madrid. “También hemos sido víctimas de amenazas e insultos de todo tipo a través de las redes sociales. Era absolutamente incomprensible”, reconoce el escritor.

Esto, unido a los despidos de personal sanitario que comenzaron a producirse tras este verano demuestra que, como explica Castiñeira, “no hemos aprendido nada”: “Nos sentimos como profesionales de usar y tirar. La pandemia demostró que no hay personal suficiente para hacer frente a una crisis como la que nos ha tocado y lejos de tomar cartas en el asunto, volvemos a lo de antes”.

De héroes a parados

En España contamos con una media de 5 enfermeras por cada 1.000 habitantes, tasa que se aleja –“y mucho”- de la media europea, que se sitúa en 9. “Hemos pasado de ser héroes a parados”, reivindica. En su opinión, la vocación ha sido su mejor arma, aquella de la que la mayoría de estos profesionales han hecho uso para seguir acudiendo a su centro de trabajo cada día, a pesar de todo: “Hemos sido la última persona a la que han visto muchos pacientes. Éramos su última esperanza”.

Y es que, aunque parece que la ciudadanía se ha olvidado de lo que ha ocurrido, Castiñeira reconoce que para ellos es prácticamente imposible “seguir como si nada”. “Nos llaman exagerados por pedir precaución, pero es imposible no tener miedo después de todo lo vivido. Muchos compañeros continúan en terapia. Hemos tenido pacientes para los que no había camas, sin medios, sin recursos. Después de lo vivido, muchos nos hemos planteado dedicarnos a otra cosa”, admite.

“Yo ya no duermo como dormía. Es imposible. La gente nos suplicaba que no la intubásemos porque tenía miedo de no volver a despertar. Estamos acostumbrados a trabajar con la muerte cada día, pero no así”, explica el autor. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión