Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Tercer Milenio

coronavirus

Las personas con trastornos por consumo de drogas pueden tener un mayor riesgo de contraer el SARS-CoV-2

Los pacientes afectados por su adicción al alcohol, el cannabis, la cocaína, los opiáceos y el tabaco presentaron tasas elevadas de resultados graves, como la hospitalización y la muerte, tras las infecciones por disrupción.

El consumo recurrente de cannabis es casi cuatro veces superior en hombres que en mujeres
La única excepción fueron las personas con trastorno por consumo de cannabis, que seguían teniendo un 55% más de probabilidades de sufrir infecciones intercurrentes.
Antonio García/Heraldo

Un análisis de las historias clínicas electrónicas de casi 580.000 personas totalmente vacunadas en los Estados Unidos descubrió que el riesgo de infección por el SARS-CoV-2 entre los pacientes vacunados con trastornos por consumo de sustancias era bajo en general, pero mayor que el riesgo entre las personas vacunadas sin trastornos por consumo de sustancias.

El estudio se ha publicado en la revista 'World Psychiatry' y ha sido dirigido por investigadores del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y de la Universidad Case Western Reserve de Cleveland.

El estudio también descubrió que las condiciones de salud concurrentes y los determinantes socioeconómicos adversos de la salud, que son más comunes en las personas con trastornos por consumo de sustancias, parecen ser en gran medida responsables del mayor riesgo de infecciones por el SARS-CoV-2.

Las personas con trastornos por consumo de sustancias -como el alcohol, el cannabis, la cocaína, los opiáceos y el tabaco- también presentaron tasas elevadas de resultados graves, como la hospitalización y la muerte, tras las infecciones por disrupción.

"En primer lugar, la vacunación es muy eficaz para las personas con trastornos por consumo de sustancias, y el riesgo general de la covid-19 entre las personas vacunadas con trastornos por consumo de sustancias es muy bajo", destaca la directora del NIDA, la doctora Nora D. Volkow, y una de las autoras principales del estudio.

"Debemos seguir fomentando y facilitando la vacunación contra la covid-19 entre las personas con trastornos por consumo de sustancias, al tiempo que reconocemos que, incluso después de la vacunación, este grupo corre un mayor riesgo y debe seguir tomando medidas de protección contra la COVID-19", añade.

Los análisis realizados en las primeras fases de la pandemia revelaron que las personas con trastornos por consumo de sustancias corrían un mayor riesgo de infección por el SARS-CoV-2, y tenían más probabilidades de padecer una enfermedad grave que requiriera hospitalización o provocara la muerte.

Esto era especialmente cierto en el caso de las personas negras con un trastorno por consumo de sustancias. Desde entonces, se ha generalizado la disponibilidad de vacunas para personas de 12 años o más que reducen en gran medida el riesgo de contraer la covid-19 y la enfermedad grave.

Sin embargo, los ensayos clínicos que evaluaron la eficacia de estas vacunas no incluyeron específicamente a personas con trastornos por consumo de sustancias. Dado que muchas personas con trastornos por consumo de sustancias están inmunocomprometidas debido al consumo de drogas y a las enfermedades concurrentes, los investigadores plantearon la hipótesis de que esta población podría tener un mayor riesgo de sufrir infecciones de inicio después de vacunarse.

Para investigar estas cuestiones, los investigadores analizaron las historias clínicas electrónicas de casi 580.000 personas en los Estados Unidos con y sin trastornos por consumo de sustancias que se vacunaron completamente contra la covid-19 entre el 1 de diciembre de 2020 y el 14 de agosto de 2021, y que no se habían infectado con el SARS-CoV-2 antes de la vacunación. El estado de la infección se basó en el código de diagnóstico CIE-10 de COVID-19 o en la presencia confirmada por pruebas de laboratorio de SARS-CoV-2 y ARN relacionado.

Determinaron la proporción de personas de cada grupo que contrajeron el SARS-CoV-2 al menos 14 días después de su última vacunación. Este análisis se repitió después de emparejar a los pacientes con y sin trastornos por consumo de sustancias con respecto a las características demográficas; los factores socioeconómicos que influyen en la salud, como la inestabilidad de la vivienda o el empleo; y las enfermedades físicas de por vida, como la hipertensión arterial, las enfermedades cardíacas, la obesidad o la diabetes.

El equipo también examinó si las personas totalmente vacunadas con infecciones intercurrentes tenían un riesgo diferente de hospitalización y muerte en comparación con las personas emparejadas sin infecciones intercurrentes.

Los investigadores descubrieron que el riesgo de infecciones intercurrentes era significativamente mayor en las personas con trastornos por consumo de sustancias que en las que no los padecían: el 7% de las personas vacunadas con trastornos por consumo de sustancias tuvieron una infección intercurrente durante el estudio, en comparación con el 3,6% de las personas vacunadas sin trastornos por consumo de sustancias.

El riesgo de infección intercurrente varió ligeramente entre las personas con diferentes trastornos por consumo de sustancias, oscilando entre el 6,8% de las personas con trastorno por consumo de tabaco y el 7,8% de las personas con trastorno por consumo de cannabis.

El estudio sugiere que el mayor riesgo de infecciones intercurrentes en personas con trastornos por consumo de sustancias se debió principalmente a las enfermedades concurrentes y a las características socioeconómicas adversas. Cuando se controlaron estos factores, las personas con la mayoría de los trastornos por consumo de sustancias dejaron de tener tasas elevadas de infecciones intercurrentes.

La única excepción fueron las personas con trastorno por consumo de cannabis, que seguían teniendo un 55% más de probabilidades de sufrir infecciones intercurrentes que las personas sin trastornos por consumo de sustancias, a pesar de que los pacientes con trastorno por consumo de cannabis solían ser más jóvenes y tenían menos enfermedades concurrentes que los que padecían otros trastornos por consumo de sustancias.

Los autores plantearon la hipótesis de que factores como los efectos adversos del cannabis sobre la función pulmonar e inmunitaria pueden haber contribuido al mayor riesgo de infección intercurrente en este grupo.

Además, se descubrió que las infecciones intercurrentes aumentaban en gran medida el riesgo de resultados graves, como la hospitalización y la muerte, independientemente de la presencia de trastornos por consumo de sustancias.

Entre las personas con trastornos por consumo de sustancias, el 22,5% de las que sufrieron una infección intercurrente requirieron hospitalización y el 1,7% murieron durante el periodo de estudio, en comparación con el 1,6% y el 0,5%, respectivamente, entre las personas con trastornos por consumo de sustancias pero sin infección intercurrente.

Además, el riesgo de resultados graves después de la infección intercurrente fue mayor en los pacientes con trastornos por consumo de sustancias que en los que no los padecían.

"A partir de estudios anteriores, sabíamos que las personas con trastornos por consumo de sustancias pueden ser especialmente vulnerables a la covid-19 y a los resultados graves relacionados. Estos resultados ponen de relieve que, aunque la vacuna es esencial y eficaz, algunos de estos mismos factores de riesgo siguen aplicándose a las infecciones de última hora", señala el doctor Rong Xu, profesor del Centro de Inteligencia Artificial en el Descubrimiento de Fármacos de la Universidad Case Western Reserve.

"Es importante evaluar continuamente la eficacia de las vacunas de la covid-19 y los efectos a largo plazo de la misma, especialmente entre las personas con trastornos por consumo de sustancias", advierte.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión