Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

coronavirus

¿Pueden los test de antígenos dar falsos negativos?

En las pruebas de antígenos se toma una muestra nasal o de saliva para detectar el contagio de coronavirus en su fase de carga vírica más alta.

Los test de antígenos requieren toma de muestra nasofaríngea o de saliva.
Los test de antígenos requieren toma de muestra nasofaríngea o de saliva.
Marta Pérez/Efe

Es preciso diferenciar en primera instancia cuál es el funcionamiento y la utilidad de los test de antígenos, respecto al resto de pruebas de detección de coronavirus. Hablamos de test antígenos como una prueba de análisis rápida, en torno a los 10 o 15 minutos de tiempo hasta concluir los resultados, que averiguan la presencia de la proteína vírica de la covid-19 a través una muestra nasal o de saliva. Su sensibilidad es menor que las PCR, siendo efectivas cuando la carga vírica se encuentra en los puntos más altos de la enfermedad, momentos en lo que la persona afectada es más contagiosa.

Su funcionamiento es sencillo. Se toma una muestra nasal o de saliva a través de un hisopo y se coloca en una tira de papel que contiene un anticuerpo, que en caso de unirse a esa proteína de la muestra aparece una reacción, indicando el positivo del test. Según el modelo de este tipo de pruebas, su fiabilidad anunciada se sitúa en torno al 93% de sensibilidad y al 99% de especificidad. La farmaceútica Abbott es la que distribuye los test de antígenos en España, y son realizados por personal sanitario. El precio general de esta prueba es de 4,5 euros.

Los falsos negativos en los test de antígenos

De acuerdo a la explicación de Abbott en su página web, "los tests de antígenos detectan una proteína del virus para determinar si alguien está actualmente infectado. Debido a que las pruebas de antígenos proporcionan información esencial en un momento del ciclo de la infección en el que las personas corren el mayor riesgo de propagar la enfermedad, dichas pruebas pueden ser una herramienta potente para frenar la propagación de la infección". Esto es clave para entender que un resultado negativo no excluye la posibilidad de que el paciente siga infectado de coronavirus, aunque no se encuentre en el pico de carga vírica de la enfermedad. 

De hecho, la Sociedad Española de Técnicos Superiores Sanitarios alertaba de que el uso de este tipo de test en personas que se encuentran en la fase temprana de la enfermedad no es eficaz. Y es que aunque el test de antígenos sea negativo, cabe la posibilidad de estar incubando la enfermedad o encontrarse en la primera fase de la afección, previa a la construcción de las glucoproteínas protectoras.

“En caso de positivo, no es necesario un test de confirmación”, asegura Abbott, pero esta seguridad cambia si el resultado es negativo: “No puede utilizarse como única base para determinar el tratamiento o para tomar otras decisiones terapéuticas. A la hora de tomar una decisión, un resultado negativo debe combinarse con las observaciones clínicas, el historial del paciente y la información epidemiológica”, advierte la farmaceútica. 

De este modo, es recomendable realizar una prueba PCR adicional en caso de que el resultado en el de antígenos sea negativo, todo con el objetivo de asegurar que no está contagiado y no puede contagiar. Se trata pues de una prueba complementaria efectiva a la hora de establecer un cribado en la detección masiva de positivos, pero que puede dar lugar a falsos negativos.

Consulta la última hora del coronavirus en Aragón.

Etiquetas
Comentarios