Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

navidad

Aconsejan el chocolate negro o los postres caseros como alternativa a los dulces de Navidad

Los odontólogos recomiendan también sustituir las bebidas azucaradas o carbonatadas, como refrescos y zumos industriales, por bebidas más naturales como zumos caseros, infusiones o la leche.

Los turrones llenarán las mesas de muchos hogares esta Navidad.
Los turrones llenarán las mesas de muchos hogares esta Navidad.

La odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Manuela Escorial, ha advertido de la importancia de prestar atención al daño que puede ocasionar en los dientes de los niños el incremento de la ingesta de los dulces asociado a la Navidad, matizando que existen alternativas para disfrutar de estos alimentos "sin excesos" y "procurando cuidar de su salud bucodental en todo momento", como el chocolate negro o los postres caseros.

En este sentido, según datos del Consejo General de Dentistas, las caries afectan al 33% de los niños menores de cinco años en España, y al 40% de los menores de 15 años. "Se trata de unas cifras que denotan que la salud de los dientes de los más pequeños necesita ser revisada y atendida de manera constante", señala la odontóloga.

Ante esta situación, Escorial indica que, a la hora de elegir dulces, es preferible el chocolate negro o los dulces blandos que no sean pegajosos. Asimismo, una buena opción es apostar por la elaboración de postres y dulces caseros que contengan menos cantidad de azúcar y otros ingredientes, como la leche o alguna fruta, que son beneficiosos para la salud de los niños.

"No se trata de renunciar a la totalidad de los dulces en Navidad, sino de saber que hay alternativas para poder disfrutar de ellos. Optar por el chocolate negro o la elaboración casera permite, además de evitar la aparición de caries, impedir que ocurran incidentes como fracturas o perjuicios en los empastes", explica la odontóloga de Sanitas.

Asimismo, es recomendable sustituir las bebidas azucaradas o carbonatadas, como refrescos y zumos industriales, por bebidas más naturales como zumos caseros, infusiones o la leche, ya que poseen un alto contenido en azúcar y sustancias ácidas, siendo el caldo de cultivo perfecto para la aparición de caries y fenómenos erosivos en los dientes, que acaba desgastando el esmalte dental y aumentando la sensibilidad. "Lo más adecuado es que los pequeños beban agua durante las comidas, y entre horas tomen otro tipo de bebidas no azucaradas", añade Manuela Escorial.

Por último, no se puede olvidar el cepillado de dientes después de cada comida y, sobre todo, el de antes de dormir. Es necesario hacer hincapié en reforzar los hábitos saludables de los más pequeños durante estas fechas. Para garantizar esto, una buena idea es comprar un cepillo de dientes de viaje y tenerlo siempre a mano. "A veces los niños se saltan el cepillado de la noche porque tienen mucho sueño, pero es el más importante, pues las bacterias que se alojan en la boca actúan especialmente en ese momento", concluye Manuela Escorial.

Durante estas fechas es inevitable que los niños consuman dulces. Es importante limitar el consumo y una vez se haya producido, el cepillado dental no puede esperar horas. En los períodos de tiempo posteriores al consumo de azúcar, se produce una disminución del PH oral que favorece la acción de las bacterias responsables de la caries. Si hay azúcar presente, se da un ambiente ideal para su acción destructora y si el dulce que lo contiene es de consistencia pegajosa se queda directamente adherido sobre la superficie de los dientes. La limpieza mecánica gracias al uso del cepillo y el efecto remineralizador de la pasta fluorada, invierten esta situación al mismo tiempo que elevan el PH del medio oral.

Etiquetas
Comentarios