Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

Sufrir una conmoción cerebral aumenta el riesgo de demencia, hiperactividad y Párkinson

La conmoción cerebral afecta al funcionamiento del sistema nervioso autónomo, así como el flujo sanguíneo hacia y alrededor del cerebro.

Menos del 1% de la población admite que haya consumo heroína alguna vez en su vida.
Menos del 1% de la población admite que haya consumo heroína alguna vez en su vida.
Freepik

La conmoción cerebral está relacionada con un mayor riesgo de trastorno de hiperactividad posterior, demencia y enfermedad de Parkinson, así como trastornos del estado de ánimo y ansiedad entre las mujeres en particular, según una investigación publicada en línea en la revista 'Family Medicine and Community Health'.

La conmoción cerebral afecta al funcionamiento del sistema nervioso autónomo, así como el flujo sanguíneo hacia y alrededor del cerebro. Los afectados generalmente se recuperan dentro de una semana de la lesión, pero puede haber consecuencias a largo plazo. Investigaciones anteriores han implicado la conmoción cerebral en el desarrollo de diversos trastornos neurológicos y psicológicos. Pero muchos de estos estudios se han basado en datos médicos autoinformados o no han tenido en cuenta las condiciones coexistentes potencialmente importantes, dicen los investigadores. En un intento por solucionar estos problemas, los investigadores se basaron en datos de salud médica para la provincia de Manitoba, en Canadá, que abarcan el período 1990-1 a 2014-15 inclusive.

Querían ver si los que habían sufrido una conmoción cerebral tenían más probabilidades de ser diagnosticados posteriormente con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastornos del estado de ánimo y ansiedad, demencia o enfermedad de Parkinson que aquellos que no habían sufrido una conmoción cerebral. Durante el período de estudio de 25 años, 47.483 personas (28.021 hombres, con una edad media de 25 años, y 19.462 mujeres, de 21 años de promedio) fueron diagnosticadas con conmoción cerebral.

Cada uno de ellos se comparó con hasta otras tres personas, emparejadas por edad, sexo y área geográfica, que no habían sufrido una conmoción cerebral (81.871 hombres y 57.159 mujeres). En comparación con aquellos que no habían sufrido una conmoción cerebral, los que sí lo habían sido, tenían más probabilidades de ser diagnosticados con varios trastornos neurológicos o psicológicos. Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, incluidos los ingresos, el nivel educativo y otras condiciones de salud coexistentes, el TDAH fue un 39% más probable en aquellos que habían sufrido una conmoción cerebral.

Del mismo modo, los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad eran un 72% más propensos, particularmente entre las mujeres, que eran un 28% más propensas que los hombres a volverse hiperactivas y un 7% más propensas a deprimirse o sentir ansiedad después de una conmoción cerebral. La conmoción cerebral también se asoció con un riesgo 72% mayor de desarrollar demencia y un riesgo 57% mayor de desarrollar la enfermedad de Parkinson.

Una segunda conmoción cerebral fortaleció aún más la asociación con el mayor riesgo de demencia, mientras que tres o más conmociones cerebrales fortalecieron la asociación con los trastornos del estado de ánimo y ansiedad y la enfermedad de Parkinson.

Como era de esperar, los hallazgos indicaron que un diagnóstico de TDAH después de una conmoción cerebral era más probable en personas más jóvenes, mientras que un diagnóstico de demencia y enfermedad de Parkinson era más probable en personas mayores. Pero aunque los hallazgos indican que las condiciones estudiadas pueden estar interrelacionadas, la conmoción cerebral todavía se asoció independientemente con el TDAH, los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad, la demencia y la enfermedad de Parkinson.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Otros factores limitantes incluyen la ausencia de datos sobre el historial médico anterior y el hecho de que solo se estudió a personas en una provincia de Canadá, dicen los investigadores. Pero "las conmociones cerebrales son una lesión potencialmente debilitante y han mostrado un aumento constante en la incidencia en los últimos años, es decir, en adolescentes", señalan.

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios