Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Vida saludable

Ni el metabolismo lento ni el rápido tienen la culpa de esos kilos de más o de menos

Los factores que más influyen en nuestro peso corporal son la actividad física diaria y la alimentación

Son nuestras costumbres saludables y no nuestro metabolismo lo que influye en nuestro peso
Son nuestras costumbres saludables y no nuestro metabolismo lo que influye en nuestro peso
PIXINIO

Cuántas veces te has enfrentado a la báscula por la mañana y, al no ver resultados, has acabado desistiendo con un "es que soy de metabolismo lento". O rápido, si no consigues alcanzar el peso que te has fijado. Pues bien, es hora de desengañarse porque el metabolismo no tiene toda la culpa.

"Parece que queremos autoconvencernos de que es cuestión de suerte el que nos haya tocado vivir con un metabolismo rápido o lento y que no podemos hacer nada para remediarlo". Tras atender varias consultas en las que se plantearon las mismas dudas,el dietista y nutricionista Nano Alutiz ha querido dejar clara la importancia del metabolismo, la alimentación y el deporte en nuestras variaciones de peso y masa muscular.

Lo primero que hay que entender es qué es el metabolismo lento o rápido, cómo funciona y qué fenómenos alteran este proceso. Así, el metabolismo es el gasto energético que se genera diariamente y que funciona según cuatro conceptos clave:

  • Tasa de metabolismo basal: es la energía que gasta nuestro organismo en reposo para cubrir funciones orgánicas vitales.
  • Termogénesis inducida por los alimentos: es el gasto energético generado para descomponer alimentos y sintetizarlos.
  • NEAT (Non Exercise Activity Thermogenesis): es el gasto energético que tiene nuestro cuerpo para realizar actividades no consideradas como actividad física.
  • Actividad física: el gasto energético de esta va a depender del deporte, el entrenamiento, el volumen de este y la intensidad.

Para comprender bien el papel que juegan estos cuatro elementos en nuestra pérdida de peso o nuestra ganancia de masa muscular (lo importante es encontrar el peso que nos haga sentir bien y saludables), Nano Alutiz nos explica cómo funcionarían con un ejemplo:

  1. Haciendo referencia al primer punto, que es la tasa de metabolismo basal, hay que comprender que sin duda el cuerpo va a gastar más energía para cubrir las necesidades en reposo de una persona que tenga 30 kilos de masa muscular que otra que tenga 20.
  2. Respecto a la termogénesis inducida por los alimentos, esta podrá variar en función del número de comidas y del volumen de estas, pero más o menos el gasto energético será aproximadamente de unas 180-250 kcal.
  3. El tercer punto es el “neat”. Desde luego no va a tener el mismo gasto energético una persona que trabaja de comercial y en su jornada laboral hace 20.000 pasos que una que trabaja sentada y apenas tiene más movilidad.
  4. Por último, el gasto que generamos en nuestra actividad física diaria va a depender del deporte, del volumen y la intensidad, la regularidad...

En conclusión, ¿qué puedo hacer para innclinar la balanza?

Nano nos deja muy claro que el metabolismo no es una especie de azar que, por genética, nos hace engordar o adelgazar de una manera u otra. Al contrario, son nuestros hábitos cotidianos, nuestra alimentación y la actividad física que desempeñamos los que nos ayudan a conseguir el peso que queremos.

Si quieres influir en el funcionamiento de tu metabolismo, este dietista te deja aquí cuatro claves para conseguirlo:

  • Si generamos más masa muscular de la que tenemos, nuestro organismo va a incrementar su gasto energético, por lo tanto, no olvides el trabajo de fuerza en tus entrenamientos.
  • Si nuestra actividad laboral es muy sedentaria, podemos incrementar nuestro gasto energético añadiendo unos pasos diarios. Ves aumentándolos progresivamente.
  • Prueba a mantenerte activo y a incrementar tu gasto energético. Si tu objetivo es el contrario, prueba a aumentar tu ingesta calórica. ¡Ya verás como llegas al éxito!.
  • Por último, no te olvides de practicar deporte, sea cual sea la modalidad. Si todavía no te has animado... ¡Hazlo! Incrementarás tu gasto energético y ya verás como la recompensa emocional es espectacular.

¿Aún te quedan dudas? No hay problema, siempre puedes pasarte por el perfil de Nano para que te cuente un poco más sobre el funcionamiento del metabolismo y, si no, aquí te dejamos un vídeo en el que explica un par de ejemplos más sobre el funcionamiento del (maldito) metabolismo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión