Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

'IN CORPORE SANO'

Una escalada hacia el bienestar del cuerpo, tanto solo como en compañía

Los orígenes de la escalada se remontan a finales del siglo XIX, cuando, en busca de un montañismo de mayor dificultad, se empezaron a utilizar seguros y cuerdas.

La escalada es un deporte que se puede practicar al aire libre o bajo techo.
La escalada es un deporte que se puede practicar al aire libre o bajo techo.
Pixabay

La escalada es un deporte que se puede practicar solo o en compañía, cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIX, cuando, en busca de un montañismo de mayor dificultad, se empezaron a utilizar seguros y cuerdas para ascender paredes hasta entonces inaccesibles.

Las primeras ascensiones se dieron en el macizo de los Alpes y se considera primera actividad “montañista” la ascensión al Mont Blanc en el año 1786, por el Doctor Gabriel Paccard y su guía Jacques Balmat.

Pero hoy en día existen modalidades que incluso se han desligado del montañismo y la naturaleza.

Así, solo y frente a un rocódromo en el interior de una nave es posible practicar escalada. Al igual que lo es hacerlo acompañado de un equipo de escaladores dispuesto a coronar la cima montañosa al aire libre donde clavar los mosquetones y los pies de gato.

En cualquier caso, practicar escalada ayuda a fortalecer la musculatura y el equilibrio y mejora la concentración, así como la flexibilidad. Además, incrementa la capacidad cardiovascular de una persona y acaba con hasta 700 calorías en cada sesión. No hay que dejar de lado tampoco, por su importancia, las ventajas psicológicas, como la concentración. Un escalador debe pensar dónde apoyarse o el recorrido previo de ascenso.

Motivación y progreso

Quien practica este deporte experimenta también una motivación en aumento con cada progreso, con cada pequeño paso que logra. Por no hablar de la confianza que un escalador deposita en aquel que asegura la cuerda que le sostiene, en el caso de escalada interior en rocódromo, y de la paciencia que se necesita para no rendirse y continuar.

Hay quien ve una metáfora de la vida en la escalada, pues se trata de un deporte que ayuda a fijar pequeñas metas inmediatas para alcanzar un fin futuro, llegar a la cima.

Etiquetas
Comentarios