Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Elizabeth Palacios: "Tenemos que escuchar más y medicalizar menos a los niños"

Hace unas semanas se fundaba en la capital aragonesa la plataforma Forum Infancias Aragón que tiene su origen en Buenos Aires, donde nació hace 15 años.

Elizabeth Palacios, fundadora de la Asociación Aragonesa para la Investigación Psíquica del Niño y el Adolescente
Elizabeth Palacios, fundadora de la Asociación Aragonesa para la Investigación Psíquica del Niño y el Adolescente
C. I.

En unas fechas como las actuales, en las que se ha vuelto a abrir el debate sobre qué podemos y no regalar, cuál es la cantidad idónea y cómo son los juguetes que debemos obsequiar a los más pequeños, se creaba en Zaragoza Forum Infancias Aragón, una plataforma internacional enmarcada en la lucha por los Derechos Humanos en la infancia. Se trata de un movimiento surgido en Argentina hace 15 años cuyo objetivo es abordar dos asuntos que se encuentran a la orden del día como son la patologización y la medicalización excesivas en la infancia y la adolescencia.

Entre sus líneas de trabajo se encuentra la promoción de la protección integral de los derechos de los más pequeños, visibilizar algunos de los problemas que sufren para prevenir y propiciar la intervención temprana y generar espacios colectivos de debate sobre esta problemática.

“En 2019 este movimiento llegó a Madrid y en Aragón hemos fundado la segunda sede de este movimiento en España”, explica Elizabeth Palacios, médico psiquiatra de origen argentino y fundadora de la Asociación Aragonesa para la Investigación Psíquica del Niño y el Adolescente (AAPIPNA). En su caso, tras décadas de experiencia el ámbito de la Salud Mental Infanto Juvenil, asegura que se trata de un fenómeno global: “Tiene que darse un cambio de tendencia, tenemos que escuchar más a los más pequeños y tratar de medicalizar menos”.

Y para ello, hay que empezar por detectar que cuáles son los problemas que presentan los más jóvenes hoy en día y, en medio de una sociedad que tiende a la individualización y a las relaciones eminentemente digitales y a través de las nuevas tecnologías, tratar de darles respuesta desde un punto de vista multidisciplinar: “Los profesionales adscritos a este planteamiento pertenecemos al campo de la salud, la educación y distintas ramas de las ciencias sociales y nos une una preocupación: la excesiva patologización y medicalización en la infancia”.

“Este movimiento ha instalado un interesante debate en la sociedad en torno a esta problemática. Se propone ampliar la reflexión respecto a los modos en que se etiqueta y clasifica el comportamiento de niños y adolescentes hoy en día y la manera en que se simplifican las formas de sufrimiento infantil y juvenil”, explica.

Por eso, en su opinión, es fundamental diferenciar entre medicalizar y medicar con criterio. “Es importante revisar las intervenciones tanto en el ámbito de la salud como en las propias aulas, por eso contamos con profesionales de distintas ramas como el Magisterio, el Trabajo Social o la Psicología”, asevera.

Como explica la experta, que vive en Zaragoza desde hace casi tres décadas, en la actualidad los derechos de la infancia se sustentan en los principios fundamentales recogidos en la Carta Europea de los Derechos del Niño aprobada por el Parlamento Europeo en 1992, las leyes estatales de Protección Jurídica del Menor y a nivel autonómico el Código Foral de Aragón y la Ley de la Infancia y la Adolescencia en Aragón. “También encontramos una referencia en el Plan de Salud Mental de Aragón 2017-21 que establece la necesidad de mejorar la atención en materia de Salud Mental infanto-juvenil”, añade Palacios.

Prevención y atención temprana

Además, asegura que uno de los puntos clave en torno a los que van a trabajar es la situación de vulnerabilidad social que atraviesan numerosos niños y adolescentes de nuestra región, ocasionada por problemas de carácter socioeconómico y político. “Hemos detectado que ante contextos de crisis social se acrecientan las situaciones de desprotección y desamparo en los ámbitos familiar, institucional y estatal”, asevera.

Como explican desde la delegación aragonesa de Fórum Infancias Aragón, se trata de un problema en el que intervienen todo tipo de agentes, como padres, docentes y profesionales de distintos ámbitos. “Quienes nos dedicamos a éste ámbito nos enfrentamos cada día a historias de personas con grandes dificultades para constituirse como referentes adultos saludables frente a los malestares y el sufrimiento de los niños”, afirma Palacios.

Una realidad que sitúa al niño en una situación de desprotección, llegando a afectar, en mayor o menor grado, su desarrollo emocional. Por eso, desde este movimiento apuestan por la prevención y, sobre todo, la intervención temprana en los vínculos familiares y sociales.

Etiquetas
Comentarios