Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

salud

Ni marisco ni carnes rojas: cómo evitar un ataque de gota esta Navidad

Los podólogos sugieren que aunque esta enfermedad suele tratarse principalmente con antiinflamatorios para controlar la hinchazón y disminuir el dolor, también podrían acompañarse de otros medicamentos para facilitar la eliminación del ácido úrico.

Cada familia gastará esta Navidad unos 100 euros en comida
El marisco aumenta los niveles de ácido úrico en el organismo. 

El consumo excesivo de marisco, debido a su alta concentración en ácido úrico, el cual el cuerpo no es capaz de eliminar correctamente, puede aumentar las posibilidades de padecer la famosa gota, según han advertido desde el Colegio Oficial de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA).

Según han explicado desde el colegio, este alimento aumenta considerablemente los niveles de ácido úrico en la sangre, y cuando el cuerpo no es capaz de eliminarlo correctamente, aumentan las posibilidades de padecer gota, una enfermedad aún prevalente y que aparece en personas mayores de 40, dándose con más frecuencia en hombres que en mujeres. Se denomina gota a un tipo de artritis que afecta en primera instancia a las articulaciones mediante la aparición de lo llamados tofos o bultos debajo de la piel. Además, también puede dañar a los tendones y otras zonas. Esto ocurre por amontonamientos en forma de cristales de sal derivados del exceso de ácido úrico en la sangre, o hiperuricemia.

Evitar factores de riesgo

Normalmente, el incorrecto funcionamiento de los riñones es la principal causa de la aparición de la gota, según han explicado los podólogos. Sin embargo, también puede aparecer como efecto secundario de tratamientos como la quimioterapia o enfermedades como la diabetes o la leucemia, entre otras. Además, el exceso de peso y la edad son también agravantes que intensifican las posibilidades de padecer esta enfermedad. De hecho, han matizado, también es frecuente en aquellas personas que han consumido cantidades elevadas de alcohol a lo largo de su vida, y por ende, han forzado sus riñones.

Por ello, aunque es importante evitar la ingesta en exceso de alimentos ricos en purinas, como el marisco o las carnes rojas, para no forzar los riñones, las personas que formen parte de estos colectivos deberán extremar aún más las precauciones y cuidarse de no consumir dichos alimentos, han aconsejado.

Tal y como han indicado desde COPOMA, es muy frecuente que los pies sean las articulaciones que primero se vean afectadas por esta enfermedad por ser las más alejadas del corazón y, por tanto, también las más frías. Así, es muy frecuente que esta patología se detecte por inflamaciones en el dedo gordo. Por lo general, el dolor aparece repentinamente y por la noche, cuando los pies están más fríos e inmovilizados, en cuyo caso, se deberá acudir inmediatamente al profesional de la podología para que realice un diagnóstico completo.

Los podólogos han sugerido que aunque esta enfermedad suele tratarse principalmente con antiinflamatorios para controlar la hinchazón y disminuir el dolor, también podrían acompañarse de otros medicamentos para facilitar la eliminación del ácido úrico en la sangre y evitar que se produzca, así como el control de la dieta. Además, en el caso de que afecte a los pies, también será clave la utilización de cierto tipo de calzado, así como de plantillas podológicas.

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios