Salud

Heraldo Saludable

salud

Las caries también deben tratarse en los dientes de leche

Los odontólogos también recomiendan que el niño acuda a su primera revisión en el primer año de vida y, a partir de entonces, visite al dentista una o dos veces al año.

Los niños deben comenzar las visitas al dentista a los dos años.
Los niños deben comenzar las visitas al dentista el primer año de vida.

El Consejo General de Dentistas, en el marco de la vuelta a las aulas, ha recordado que el 31 por ciento de los niños menores de seis años tiene caries, lo que significa que siete millones de dientes de leche están afectados. De estas caries, entre el 80 y el 90 por ciento de las caries no ha recibido el tratamiento necesario, por lo que insisten en la necesidad de desechar la idea de que no hay que tratar las caries en los dientes de leche porque se van a caer.

El doctor Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas, explica que estas caries "deben ser tratadas porque pueden originar infecciones, provocar la pérdida del diente y crear problemas posteriores, llegando a afectar a los dientes definitivos". Es por ello que los dentistas recomiendan llevar a los niños a una revisión bucodental para detectar caries y otras posibles anomalías.

En la revisión, el odontólogo decidirá si conviene aplicar selladores de resina en las fisuras de algunos molares. Estos selladores convierten la fisura en una superficie lisa, lo que facilita su limpieza y evita la aparición del 70-80 por ciento de las caries.

Asimismo, el colectivo de odontólogos resalta la necesidad de transmitir a los niños unos hábitos de higiene óptimos, realizando al menos 2 cepillados al día con pasta fluorada, uno por la mañana y otro antes de acostarse. Hasta los 3 años, deben ser los padres quienes cepillen los dientes a los niños. Posteriormente, tendrán que supervisar el cepillado hasta que lo hagan correctamente.

Además, también es muy importante llevar una dieta sana equilibrada. Recuerdan que el agua y la leche son las bebidas más saludables para los dientes, al contrario que los zumos y los refrescos, cuyos altos contenidos en azúcares hacen esencial la reducción de su consumo. "Llevar una alimentación sana, rica en frutas, verduras y pescados, no solo ayudará a los niños a tener una boca sana, también influirá positivamente en su salud general", apunta el doctor Castro.

Los odontólogos también recomiendan que el niño acuda a su primera revisión en el primer año de vida y, a partir de entonces, visite al dentista una o dos veces al año para familiarizarse y evitar un posible miedo en el futuro. "Si esperamos a llevarle hasta que tenga una enfermedad, la experiencia será más negativa", señala Castro.

Ver otras noticias de salud 

Etiquetas
Comentarios