Salud

Heraldo Saludable

Hogar

Estas son las razones por las que deberías deshacerte del estropajo y la bayeta de casa

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado que estos elementos de uso común ponen en riesgo nuestra salud.

Desaconsejan su uso debido a las condiciones higiénicas deficientes de estos elementos.
Desaconsejan su uso debido a las condiciones higiénicas deficientes de estos elementos.
Freepik

Aunque la ciencia asegura que limpiar nos hace más felices, poner a punto el hogar requiere un esfuerzo superlativo. No solo debemos encontrar un momento de la semana en el que no tengamos otros quehaceres, sino que hay que organizar muy bien por dónde se empieza para evitar ensuciar más la casa en nuestro heróico esfuerzo por dejarla reluciente. Así, con el manual de productos que nunca hay que mezclar, nos armamos de escoba, fregona y trapos de todas las clases y le declaramos la guerra al polvo. Sin embargo, según los utensilios que empleemos, lejos de limpiar, infectaremos nuestra casa; y los estropajos y las bayetas están en el punto de mira.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ambos objetos tienen la facilidad de gozar de una mala higiene: son fuentes de contaminación de alta concentración bacteriana y pueden ser peligrosos para la salud. De hecho, según el estudio realizado, el 96% de los estropajos y el 91% de las bayetas de los hogares analizados se encuentran en unas condiciones deficientes. Por ello, aconsejan seguir algunas pautas que ayudarán a reducir la suciedad de ambos y que evitarán que la llevemos a diversos puntos del hogar.

Claves para evitar los gérmenes

Closeup of dirty dishes in the sink
1

Quitar los restos de comida

Los estropajos y las bayetas son los aliados de aquellos que no tienen lavavajillas o que prefieren fregar a mano, pues saben cuáles son los errores más comúnes que conviene sortear. Sin embargo, tras la tarea, suelen quedar impracticables, debido a los restos de alimentos que acumulan. Aunque la mayoría solemos quitarlos, no les prestamos tanta atención como merecen, pues de ellos se alimentan las bacterias que anidan en las esponjas y los trapos de cocina. No vale con quitar la parte visible, hay que lavarlos a conciencia.

Aclarar una bayeta.
2

Aclarar, escurrir y secar

Para conseguir una limpieza óptima, desde la OCU recomiendan aclararlos bien con agua tras su uso, escurrirlos hasta que dejen de soltar agua y, después, dejarlos secar o ponerlos en remojo con lejía diluida al menos 5 minutos, ya que esto ayudará a acabar con las bacterias. 

Estropajos
3

Cambiarlos con regularidad

Aunque no hay que abusar de uso, sí es aconsejable sustituir periódicamente los estropajos y las bayetas, "sin esperar a que estén muy deteriorados", tal y como indican desde la OCU. Además, es importante tener uno para cada uso y guardar cada uno en un lugar para evitar la contaminación.

Etiquetas
Comentarios