Salud

Heraldo Saludable

salud

La contaminación de los coches también podría afectar a la salud ocular

Un estudio relaciona el humo de los coches con la aparición de la degeneración macular relacionada con la edad: a mayor contaminación, más riesgo de padecerla.  

Una de las enfermedades visuales más agresivas asociadas al tabaco es la neuropatía óptica tóxica.
Una de las enfermedades visuales más agresivas asociadas al tabaco es la neuropatía óptica tóxica.
Pixabay

La exposición a largo plazo a los contaminantes de los tubos de escape de los vehículos está relacionada con un mayor riesgo de degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), según sugiere una investigación de la Universidad de Medicina de China, en Taiwán, publicada en línea en el 'Journal of Investigative Medicine'. La exposición a los niveles más altos de contaminantes del aire se asoció con un riesgo casi duplicado entre las personas de 50 años o más, según muestran los hallazgos.

La DMAE es una condición neurodegenerativa que afecta a la parte media de la retina, conocida como mácula. Es una de las causas más comunes de mala visión en las personas mayores, y probablemente se deba a una interacción entre los factores de riesgo genéticos y ambientales. La exposición a largo plazo a la contaminación del aire se ha relacionado con un mayor riesgo de varias afecciones, incluidas las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Pero se sabe menos sobre sus posibles efectos sobre la salud ocular.

Para explorar esto más a fondo, los investigadores taiwaneses analizaron el seguro de salud nacional y los datos de calidad del aire de 1998 a 2010 para ver si podría haber un vínculo entre la exposición a largo plazo a los contaminantes dióxido de nitrógeno (NO2) y monóxido de carbono (CO) y un aumento riesgo de DMAE. Como la condición es más común entre los grupos de mayor edad, los investigadores se centraron solo en 39.819 personas de 50 años o más, la mayoría de las cuales vivían en áreas urbanizadas altamente (30 por ciento) o moderadas (32,5 por ciento).

Debido a que hay variaciones estacionales en los niveles de contaminantes del aire, los investigadores calcularon una exposición anual promedio, que se clasificó en cuatro niveles diferentes. Durante el período de análisis 1.442 personas desarrollaron DMAE. Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, como la edad, el sexo, los ingresos del hogar y las enfermedades subyacentes, aquellos con el mayor nivel de exposición al NO2 (más de 9825,5 ppb) tenían casi el doble (91 por ciento) de probabilidades de desarrollar DMAE que aquellos expuestos al nivel más bajo (menos de 6563,2 ppb).

Y las personas que estuvieron expuestas al nivel más alto de CO (más de 297,1 ppm) tenían un 84 por ciento más de probabilidades de desarrollar DMAE que aquellas expuestas al nivel más bajo (menos de 195.7 ppm).La tasa más alta (5,8 por ciento) de DMAE recién diagnosticada fue entre las personas que viven en el área con el nivel más alto de exposición al CO.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. pero consideran que "este es el primer estudio de este tipo que demuestra una asociación significativa entre la DMAE y los altos niveles de NO ambiental y CO". Investigaciones recientes han implicado el NO2 en la salud cardiovascular y neurológica, y como la retina es parte del sistema nervioso central, hay una explicación biológica plausible para su vulnerabilidad a este contaminante, agregan.

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios