Salud

Heraldo Saludable

salud

Las mujeres con menopausia y diabetes tipo 2 son más propensas a desarrollar problemas de sueño

A consecuencia de los cambios hormonales, ello hace que el sueño se convierta en un factor clave para la prevención y el control de la diabetes.

Un sueño reparador es clave para una buena salud.
Un sueño reparador es clave para una buena salud.
Freepik

Un estudio desarrollado por la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés) ha concluido que las mujeres con menopausia y diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de sufrir trastornos de alteración del sueño y periodos de insomnio.

La investigación, publicada en la revista 'Menopause', ha puesto de relieve que las mujeres de mediana edad tienen una mayor tasa de prevalencia de sufrir diabetes tipo 2 durante la transición de la menopausia. Esto puede deberse a que los cambios hormonales pueden provocar fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre.

Asimismo, ha concluido que los cambios hormonales afectan a la calidad del sueño de las mujeres como consecuencia de los sudores y sofocos nocturnos. Así, los investigadores han apuntado que aproximadamente el 42% de las mujeres premenopáusicas y el 60% de las mujeres posmenopáusicas sufren trastornos del sueño.

De forma general, las dificultades para dormir son uno de los síntomas de la diabetes junto a la micción más frecuente, por lo que el sueño se ha convertido en un factor "importante" para la prevención de esta patología.

Además, el estudio ha destacado que la gravedad de los problemas de sueño fue mayor en las mujeres diabéticas. Para ello, se analizó la asociación entre esta enfermedad y la menopausia en cuatro grupos raciales, la cual ha concluido que las mujeres asiáticas posmenopáusicas con diabetes tipo 2 tienen peores síntomas.

"Aunque se necesitan más estudios, la investigación ha destacado que los problemas de sueño son comunes en las mujeres de mediana edad. El sueño es un determinante importante de la salud y las mujeres que sufren alteraciones de este tipo deben ser evaluadas para la prevención y tratamiento de trastornos del sueño comunes, como insomnio, apnea obstructiva del sueño o síndrome de piernas inquietas", ha concluido la doctora Stephanie Faubion, directora médica de NAMS.

- Ver más noticias de salud en 'Heraldo saludable'

Etiquetas
Comentarios