Salud

Heraldo Saludable

VERANO

Quemaduras de sol: claves para curarlas en casa y aliviar el dolor

Las ganas de tomar el sol y lucir una piel bronceada nos lleva, en ocasiones, a abusar de la exposición solar.

Ponerse protección solar una sola vez no es suficiente para mantener a raya las quemaduras.
Ponerse protección solar una sola vez no es suficiente para mantener a raya las quemaduras.
Freepik

Si bien es cierto que una tarde de piscina o playa puede parecer sosegado, nada que ver: los planes de verano pueden ser de alto riesgo. Picaduras de abeja o avispa, las insolaciones y las típicas rozaduras en los pies provocadas por las sandalias están a la orden del día. Sin embargo, entre todos los percances que el estío trae consigo, las quemaduras solares se llevan la palma y nadie se libra de poder padecer más de una a lo largo de julio y agosto. Así lo asegura la enfermera de Atención Primaria Beatriz Sánchez, para quien "todos los que se exponen al sol corren el riesgo de quemarse, aunque sea diferente para cada tipo de piel".

Sánchez, quien además es vocal del Colegio de Enfermería de Zaragoza, explica que las quemaduras de sol son "lesiones debidas a las radiaciones solares que aparecen por una exposición inadecuada". A pesar de su gravedad (y de la familiaridad que algunos tienen con ellas), aún existen muchas dudas alrededor de este tema tan veraniego. Por eso conviene tener claro cómo evitarlas o, en caso de que sea tarde, cómo reconocer y actuar ante una quemadura.

Cinco claves para entender (y curar) las quemaduras de sol

Ponerse protección solar una sola vez no es suficiente para mantener a raya las quemaduras.
1

¿Cuáles son los síntomas?

El enrojecimiento es el primer síntoma y, según el tipo de piel y la sensibilidad, estará acompañado de más o menos dolor e inflamación. "Estas son las características de las quemaduras de primer grado, que son las más leves", asegura Sánchez. Y advierte que "en caso de que aparezcan ampollas, que ya son catalogadas como lesiones de segundo grado, la persona necesitará un tratamiento más específico".

Aloe vera, crema para las quemaduras.
2

¿Cómo debemos curarlas?

Según esta enfermera de Atención Primaria, lo mejor para las quemaduras son "los productos como el aloe vera, que pueden refrescar la piel, calmar el dolor y ayudar en el proceso de curación". Además, si están fresquitos aliviarán mejor el daño. También recuerda que es importante controlar "el roce de la piel con la ropa o complementos, ya que el riesgo de lesión por fricción es más elevado". No obstante, para Sánchez, no hay nada como "prevenir antes que curar". "Lo ideal es no llegar a tener una quemadura de sol, pero, en caso de que ocurra, lo más importante es mantener la piel fresca e hidratada. Así, es fundamental utilizar una buena crema hidratante de manera frecuente, a ser posible que no contenga alcohol ni perfumes".

El dolor cervical es una afección muy común
3

¿Se puede complicar?

"La complicación más inmediata de cualquier quemadura solar es el dolor", informa Sánchez. "Por una parte, por la propia quemadura y, por otra, por el roce con la ropa", explica. Cabe destacar que las quemaduras solares leves no suelen dar complicaciones a corto plazo, mientras que las más graves sí, llegando a provocar, por ejemplo, infecciones.

La genética y la exposición solar excesiva y repetitiva son factores que inciden en el desarrollo del melanoma, un tipo de cáncer de piel.
4

Y a largo plazo, ¿qué?

A largo plazo, la principal complicación es "padecer algún tipo de cáncer de piel". "Esto es debido a que la dermis tiene memoria, aunque esto no implica que haya que quemarse para sufrirlo", advierte. No obstante destaca que "hay algunos tipos de cáncer de piel que se relacionan con la exposición inadecuada al sol durante años y otros que se relacionan con las más breves e intensas (que son las que producen quemaduras con ampollas)".

Ponerse crema en la playa.
5

Pero, ¿se pueden evitar?

Lo único bueno de las quemaduras es que "que son 100% evitables". Así lo asegura Beatriz Sánchez, quien asegura que "utilizando la ropa adecuada, un buen fotoprotector y controlando la exposición a los rayos, podemos disfrutar del sol y, además, evitar las quemaduras", concluye.

Etiquetas
Comentarios