Salud

Heraldo Saludable

SALUD

Que no te dé vergüenza: esto es lo que tus padres te deberían haber contado del sexo

Es importante que todos los miembros de la familia favorezcan un ambiente libre de tabús, en el que no haya ninguna pregunta que no pueda ser formulada.

La comunicación sobre este tema entre padres e hijos no debe convertirse en la "eterna conversación pendiente".
La comunicación sobre este tema entre padres e hijos no debe convertirse en la "eterna conversación pendiente".
Freepik

A los jóvenes, de manera general, les hace falta tener acceso a una mayor (y mejor) información sobre el sexo y todo lo que le rodea, pues, aunque durante sus años de instituto suelen recibir charlas que abordan el tema, el pudor y la presión de grupo les impide, en muchas ocasiones, resolver las dudas reales que les surgen sobre el tema: "¿Debo llegar siempre al orgasmo?"; "¿Podría tener disfunción eréctil?"; o "¿Es normal tener poco apetito sexual a mi edad?", entre otras muchas. Sin embargo, la curiosidad y el interés por descubrir nuevas experiencias predominan y, antes que superar la vergüenza y preguntar a sus padres, la mayoría de adolescentes prefiere resolver sus dudas a través de foros de internet, donde, a menudo, se dan rienda suelta a los mitos y leyendas y se ofrece una información poco (o nada) veraz que, a la larga, les haga tener una concepción errónea del sexo.

Para la psicóloga Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, la solución reside en el núcleo familiar: son los padres quienes deben hablar con sus hijos sin tapujos y resolver todas las dudas que les surjan, aunque, en su opinión, esto debe depender, por supuesto, de "sus años y de su desarrollo y madurez cognitivas, pero, sobre todo, de sus circunstancias personales", destaca. 

Conde asevera que una de las claves de la educación sexual está en "generar desde que son muy niños un clima que favorezca hablar del sexo como una cuestión más a tratar", para propiciar que los hijos demanden respuestas con naturalidad y sin pasar apuros. "Se trata de responder a sus dudas y ayudarlos a comprender, pero solo sobre las cuestiones y contenidos que nos plantean. Además, conviene decirles al finalizar que si tienen nuevas dudas que nos las pregunten", recomienda esta experta, para quien una actitud abierta y cercana son esenciales en este contexto.

El sexo, una conversación pendiente

La comunicación sobre temas sexuales entre padres e hijos no debe ser "esa eterna conversación pendiente, que no llegaba a producirse por vergüenza de unos y otros", dictamina la psicóloga. Recomienda establecer un diálogo fluido padres-hijos en el que se aborden "no solo las cuestiones puramente físicas, también los aspectos psicológicos y sociales" que intervienen en el sexo.

Destaca que si los padres no hablan con sus hijos desde que estos muestran inquietud por este tema, "va a ser muy difícil que en plena adolescencia se quieran sentar a abordar estos o cualquier asunto relativo al sexo con ellos", advierte. Además, en su opinión, la confianza generada permitirá ayudarles y asesorarles sobre temas muy importantes, como problemas emocionales, métodos anticonceptivos más allá del preservativo o enfermedades de transmisión sexual. 

Cinco cuestiones sobre sexo que deberíamos hablar con nuestros padres

  • Qué es el sexo en las relaciones, ya sean románticas o en las esporádicas.
  • Entender que en el sexo siempre tiene que haber consentimiento y respeto.
  • Saber que el porno no refleja las relaciones sexuales reales, por lo que no hay que ajustar las expectativas a lo que va a suceder en las relaciones.
  • Conocer que cada persona es diferentes en el sexo, por lo que hay que comunicarse desde el principio con las personas con las que vayamos a mantener una relación.
  • Hay que expresar lo que nos gusta y escuchar lo que le gusta a la otra persona. Y en función de esto, negociar hasta dónde están dispuestas las dos partes.
Etiquetas
Comentarios