Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

curiosidades 

Que no te lo prohíban: decir palabrotas es bueno (y necesario) para tu salud

Varios estudios han confirmado que estas palabras malsonantes contribuyen a mejorar el rendimiento deportivo y liberan el estrés. 

Aliviar el dolor y liberar el estrés son dos de los beneficios de decir palabrotas.
Aliviar el dolor y liberar el estrés son dos de los beneficios de decir palabrotas.
Freepik

Confirmado: las palabrotas son de las primeras palabras que aprenden los que no hablan español. Y no es de extrañar, porque hasta los manuales de este idioma en Rusia enseñan estos vocablos malsonantes. Los tacos suponen el uno por ciento de nuestro lenguaje y, de hecho, hay estudios que confirman que las personas que las pronuncian con cierta asiduidad tienen un vocabulario más amplio, ya que ayudan a expresarse mejor. Todos solemos recurrir a ellas durante una discusión o cuando nos hacemos daño (véase, pillarse el dedo con la puerta o darse contra la esquina de una mesa con los pies descalzos). En este último caso, decir palabras malsonantes, lejos de ser reprochable, es beneficioso para nuestra salud

Si bien es cierto que lo más recomendable sería apostar por alguno de los insultos para interpelar de forma culta, no hay que renunciar a soltar unos cuantos improperios para que repercuta de forma beneficiosa en la salud. Así lo han demostrado las conclusiones de un estudio de la Universidad de Keele en Reino Unido. ¿Sabe cuáles? 

Alivia el dolor

Es por esto por lo que, cuando nos damos un golpe, suele ser la reacción más habitual: proferir insultos. Esto ayuda a controlar el grado de dolor, porque, al decir una palabrota, se envía un mensaje a la amígdala, cuya reacción tanto física como emocional tras escuchar ese taco es recargar de energía al individuo

Liberar el estrés

Algo muy necesario hoy en día es descargar el estés, una epidemia que afecta a más de la mitad de los trabajadores europeos. Por ello, al decir palabrotas el cuerpo se libera emocionalmente y, por tanto, disminuye el nivel de ansiedad. Esto se debe a que, aunque las palabras proceden del cerebro, es todo el cuerpo el que interviene en esta acción, porque la frustración o la tensión afecta en todos los niveles. 

Honestidad

Puede parecer que decir insultos espanta a las personas, pero, si estos están propiciados por una reacción espontánea, se percibe a una persona con un alto grado de autenticidad, a la que no le importa mostrar públicamente sus sentimientos. 

Mayor rendimiento deportivo

Más allá de los beneficios psicológicos, a nivel físico, soltar tacos contribuye a aumentar el rendimiento deportivo. El estudio de la universidad inglesa aseguró que, al practicar deporte, quienes decían palabrotas habían mejorado entre un 2 y un 4%. También notificaron el aumento de la fuerza en un 8%. Así, quedó demostrado que las palabras malsonantes desviaban la atención del agotamiento que produce el ejercicio. 

Los expertos llegaron hasta estas conclusiones tras pedir a varios estudiantes que introdujeran la mano en un recipiente de agua helada. Entonces, comprobaron que aquellos que lanzaban unos cuantos improperios eran capaces de mantener durante más tiempo los dedos en el tanque, además de soportar mejor el dolor causado por el contraste de temperaturas.

Etiquetas
Comentarios