Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

salud

Qué es el 'stealthing' y por qué debe considerarse una forma de agresión sexual

Esta peligrosa práctica se realiza sin el consentimiento de una de las partes implicadas y, además, puede conllevar severos problemas de salud.

Preservativos
Aunque no es el único método anticonceptivo, sí es el más común.
Pixabay

Hace unos meses, una usuaria de Twitter publicaba un hilo basado en el libro 'Ya está el listo que todo lo sabe de sexo', escrito por Alfred López, en el que se ponían de manifiesto algunas curiosidades que había descubierto a raíz de su lectura (todas ellas de índole personal). La ubicación del punto G, la existencia del abdorgasmo (o sentir mucho placer durante la práctica de deporte) o cómo afecta a el trastorno de excitación genital persistente a las personas que lo padecen. En su hilo también hizo mención de una nueva y "peligrosa práctica sexual que se ha puesto de moda en los últimos años, especialmente en hombres jóvenes". ¿Su nombre? 'Stealthing' y va más allá del sexo: es una forma de agresión.

Este término, que en inglés hace referencia a una práctica secreta y sigilosa, se usa para describir la nueva tendencia sexual entre algunos hombres: quitarse el condón durante el coito a pesar de haber acordado con la otra parte implicada usarlo. Los jóvenes, tal y como señala la abogada estadounidense Alexandra Brodsky en un estudio de la Universidad de Columbia de Género y Derecho, son los más proclives a este acto no consensual que, además de ser una forma de agresión y una grave violación de la autonomía, conlleva numerosos peligros para la salud sexual de ambos y riesgo de embarazos no deseados en el caso de las mujeres.

Cabe destacar que esta peligrosa práctica no solo se da en relaciones heterosexuales, bien sean de pareja o esporádicas, pues también la comunidad homosexual tiene riesgo de sufrir esta agresión sexual que se vale de la penetración vaginal o anal para consumar este acto no consensuado que atenta contra la dignidad de la otra parte implicada.

Uno de los aspectos más preocupantes que se extraen de la investigación de Brodsky (pionera en la denuncia de este nuevo delito sexual) es que existen comunidades virtuales masculinas donde, no solo se defiende el 'stealthing' como un "derecho" del hombre a "expandir su semilla", sino que se dan consejos para mejorar en las tácticas y no ser descubiertos

En España, ¿un delito sexual castigado?

Según la Ley Orgánica 10/1995, del 23 de noviembre, del Código Penal español, el 'stealthing' sí que puede considerarse como una forma de abuso sexual, ya que es un atentado contra la libertad sexual de la persona y existe una falta de consentimiento -aunque sin violencia o intimidación- siendo, por tanto, un acto punible. Por eso, en caso de ser víctima de esta práctica, es fundamental hablar con alguien de confianza que ayude a seguir el protocolo de actuación que desde el Instituto Aragonés de la Mujer para iniciar, así, los trámites médicos, policiales y judiciales que sean necesarios para evitar que el agresor pueda volver a actuar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión