Salud

Heraldo Saludable

¿De qué infecciones puedes contagiarte en el gimnasio?

Cometer impruencias en los vestuarios, baños y duchas de estos centros tiene consecuencias, como el pie de atleta, las verrugas o, incluso, los piojos.

Tras la práctica de ejercicio es habitual acudir a los vestuarios para asearse.
Freepik

Aunque ir al gimnasio al salir de trabajar es una liberación para muchos (y para otros tantos, un propósito de año nuevo que nunca llega a cumplirse), hacerlo sin tomar precauciones puede ser peligroso para la salud. Además de las lesiones habituales por sobrecarga y esfuerzo, en estos centros abundan los espacios húmedos, como las piscinas, vestuarios, baños y duchas, donde la proliferación de virus, bacterias y hongos es mucho más sencilla.

¿Cuáles son las infecciones más comúnes en los gimnasios?

Pie de atleta. Son, sin duda alguna, la parte más expuesta a las infecciones de los gimnasios, pues, si no se tiene cuidado es muy fácil que rocen el suelo de vestuarios y duchas. Así, este hongo tan común, que suele causar mal olor de pies, prolifera en ambientes húmedos y concurridos, por lo que aumentan los posibilidades de contraerlo si no se extreman las precauciones llevando chanclas, zapatillas o calcetines en todo momento. Además, hay que tener cuidado a la hora de tratarlos y evitar el uso de remedios caseros, ya que pueden ser peligrosos para la salud de los piesVerruga plantar. Causadas por una cepa del virus del papiloma humano, esta infección se caracteriza por ser muy dolorosa y por tomar forma de pequeños puntos negros en la zona de la planta, junto a los vasos sanguíneos. En caso de creer que se ha podido contrar, es importante acudir rápido al dermatólogo para que valore el mejor tratamiento. Molusco contagioso. Aunque lo más habitual es contraerlo por transmisión sexual, este virus solo necesita un contacto piel con piel para atacar a otro organismo. La piscina o las toallas compartidas son sus dos habitats favortios, por lo que conviene tomar precauciones. Tiña. Aunque muchos crean que esta enfermedad solo la padecen los animales, los hongos que causan la tiña pueden proliferar en suelos húmedos y superficies infectadas. Los síntomas más evidentes son erupciones, ampollas macilentas y picor; y, para un diagnóstico correcto, se suele realizar un raspado de la muestra epidérmica y se envía al laboratorio para su análisis.Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios