Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Programa 'Ponte guapa, te sentirás mejor': maquillaje para pacientes oncológicos

Se trata del proyecto ‘Ponte guapa, te sentirás mejor’ impulsado en Zaragoza y Teruel por la Fundación Stanpa.

Programa 'Ponte guapa, te sentirás mejor': Maquillaje para pacientes oncológicos
Programa 'Ponte guapa, te sentirás mejor': Maquillaje para pacientes oncológicos
María Ordovás

No se trata simplemente de belleza sino de algo mucho más importante: el fomento del autocuidado. Y esto es algo en lo que las pacientes entrevistadas coinciden: “Cuando recibes la noticia de que tienes cáncer no te apetece pensar en cosas tan básicas como maquillarte, pero es verdad que te sube el ánimo verte bien”. Así lo explica Ana Cristina Cardo, paciente oncológica del hospital Miguel Servet de Zaragoza. En su caso, recuerda a la perfección las palabras del médico tras darle la noticia. “Tienes que hacer vida normal, me dijo, ¿pero cómo iba a tener ganas”, afirma.

Como ella, hasta 140 pacientes del centro hospitalario zaragozano han pasado en poco más de año y medio por una de las sesiones mensuales del taller ‘Ponte guapa, te sentirás mejor’. Una actividad impulsada a nivel nacional por la Fundación Stanpa y que se desarrolla en el Servet y en el Obispo Polanco de la capital turolense. “Cuando leí sobre la actividad imaginaba que nos darían cuatro trucos básicos de limpieza e hidratación pero la verdad es que ha superado mis expectativas”, asegura.

“Cuando vives este proceso pasas por momentos en los que te ves muy flojita de ánimo y ver tanto cariño y, sobre todo, pasar un rato sin hablar de la enfermedad”, admite la zaragozana, que apenas se ha sometido a un par de sesiones de quimio pero ya ha notado algunos de los efectos secundarios como la deshidratación o la mayor sensibilidad. “De momento no se me ha caído el pelo, pero he notado la piel más seca y me han salido manchas y rojeces”, explica Cardo.

“Además, en este taller coincidimos mujeres de todas las edades y muy diferentes, pero que sin embargo estamos pasando por una situación muy parecida. Algo que te hace sentir menos sola”, concluye. Junto a ella se encuentra Eva Aznar, otra paciente completamente entusiasmada con cada uno de los pasos de la sesión de maquillaje y autocuidados de la piel. “Me enteré de chiripa porque vi un cartel en la 1ª planta, en oncología. Hasta que me dieron la noticia de mi enfermedad no me solía arreglar nada. Ahora sí, ahora como si no hubiera mañana”, bromea.

Otro de los comentarios generalizados: el desconocimiento sobre qué puedes y qué no puedes hacer con tu piel. “Al principio no sabes qué puedes echarte y que no, yo empecé a mirar en internet pero hay tanta información que al final es un lío y pueden aprovecharse porque estas algo desesperada. En el taller nos recomiendan productos y marcas y te explican el orden de aplicación”, explica Aznar.

¿Qué hacer cuándo se te caen las cejas? ¿Cómo simular las manchas de la piel? ¿Qué alternativa tienes a la hora de depilarte? Estas y otras muchas dudas son resultas por las voluntarias de la Fundación Stanpa, acompañadas siempre de personal del centro hospitalario. “Parece que tener cáncer es un estigma, por eso actividades como esta son fantásticas porque te sientes querido y apoyado y es una gran ayuda para las pacientes”, concluye la zaragozana.

Fátima Castaño es la psicooncóloga encargada de los talleres de Aragón. Una actividad, explica, que llega a España importada de Europa hace ya seis años, de la mano de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética. “Empezamos en el Gregorio Marañón de Madrid y hoy estamos en 36 hospitales de toda España”, destaca la coordinadora, que asegura que su objetivo es seguir creciendo. “En Aragón llegamos al Miguel Servet en septiembre de 2017 y al Obispo Polanco el pasado mes de agosto, y está siendo un gran éxito”, añade.

Cosmética para vivirla, sentirla y disfrutarla

¿El objetivo? Además de dar todo tipo de consejos a hombres y mujeres que se encuentran en fase de tratamiento oncológico activo, pretenden facilitarles herramientas para su autocuidado que sirvan para aumentar la sensación de control del paciente ante las consecuencias de la enfermedad. En su opinión, “lejos de lo que muchos puedan pensar, la cosmética tiene una parte de vivirla, de sentirla y de disfrutarla”, concluye.

Tan solo en la capital aragonesa cuentan con un equipo formado por seis voluntarias, todas ellas profesionales del sector de la cosmética. Una de ellas es Susana Luca, consultora de belleza y maquilladora con ocho años de experiencia que participa en la actividad desde sus inicios. “Siempre había soñado con que mi trabajo le sirviese de alguna forma a otras personas, por eso cuando me contaron que iba a empezar este proyecto no lo dudé ni un momento”, rememora.

Tras recibir una formación, Luca comenzó a impartir estos talleres para pacientes oncológicos. “Tras cada sesión, las asistentes no solo se llevan un neceser con todo tipo de productos de calidad. Además salen súper guapas y se sienten tan agradecidas… a mí me hace sentirme muy completa ya que al final, lo que hago, es aplicar mi trabajo diario en ellas”, explica.

En su opinión, tras el trance de verse obligado a encajar esta enfermedad, este tipo de actividades son muy necesarias: “También se agradece sacar el centro hospitalario de ese ámbito de malas noticias y enfermedad, ya que también se hacen cosas alegres, positivas y regalos como este. Tendría que llevarse a cabo en todos los hospitales”.

Etiquetas
Comentarios