Salud

Heraldo Saludable

Uno de cada diez pescados analizados en los comercios de Zaragoza tiene anisakis

El Instituto Municipal de Salud Pública analizó 83 muestras de pescado en 2018; 41 de ellas en busca de anisakis.

Se recomienda congelar el pescado fresco durante cinco días como mínimo.
HA

Un 10% de los pescados analizados en los comercios de Zaragoza por el Instituto Municipal de Salud Pública dieron positivo por anisakis en 2018, un porcentaje relativamente inferior al del año anterior, cuando se detectó la presencia de esta larva en el 38% de las muestras realizadas. 

Así lo indican fuentes del Instituto Municipal de Salud Pública, desde el cual se realiza una vigilancia periódica de los pescados que se comercializan en la venta al por menor en Zaragoza. "Tomamos muestras todas las semanas, los miércoles en concreto, y se recogen en la sección de pescadería de las grandes superficies para comprobar tanto la presencia de anisakis como la de metales pesados como el mercurio, el estaño, el arsénico, el plomo o el cobre", informan fuentes de este organismo.

En concreto, al cabo de 2018, se analizaron un total de 1.380 muestras de alimentos; 83 de pescado, y 41 de ellas, en busca de anisakis. Un 10% tenían la presencia de esta larva, que abunda en casi todas las especies de pescado comercializadas, y son especialmente peligrosas para los alérgicos, ya que se están detectando reacciones graves.

"La incidencia del anisakis está aumentando en pescados. El grado de infestación está subiendo tanto en número como en variedades, y en sardinas y anchoas tiene ya una incidencia muy elevada", explicaba hace unos meses en una entrevista a HERALDO.es el doctor Domingo Blanco, profesor de Microbiología de los Alimentos de la Facultad de Veterinaria.

Video:Cuntos das debo congelar el pescado para evitar el anisakis
Congelar y cocinarlo bien

Para eliminarlo del pescado, se recomienda congelarlo durante al menos cinco días y cocinarlo al menos cinco minutos a 60 grados. A la hora de comprobar los alimentos en busca de este parásito blanquecino (casi transparente), los expertos señalan que hay que buscar en la parte alta del pez, en la cavidad abdominal, donde generalmente más se detecta su presencia en piezas enteras de productos frescos.

Para tranquilidad de los consumidores, y en relación a un vídeo que ya se ha hecho viral sobre la presencia de anisakis en una merluza en pincho adquirida en un Mercadona de Valencia, las fuentes consultadas aseguran que se trata de un caso un tanto "peculiar", dada la "imposibilidad" de que el gusano siga "vivo y coleando" en la superficie del alimento si este ha sido bien horneado.

"No puede haber una larva allí encima si eso se ha metido al horno. Si estuviera en el interior, y el calor no hubiese llegado bien al centro del producto, es posible encontrarlo dentro, pero en este caso -aunque se ve que el pescado no está bien cocinado, porque la carne no es blanca del todo (sino rosácea)- una larva no puede estar ahí viva si ha estado expuesta al calor de la resistencia de arriba del horno", recelan fuentes del Instituto Municipal de Salud Pública.

En cualquier caso, para prevenir riesgos al comprar pescado fresco, los expertos hacen hincapié en la necesidad de congelar el producto si alguien es alérgico o existen sospechas de que pueda serlo. "Siempre es preferible congelar previamente el alimento por si se hace un cocinado muy suave y al centro del pescado no llega bien el calor", señalan las mismas fuentes.

Etiquetas
Comentarios