Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

"Dar a luz en casa es la mejor experiencia que he tenido"

La zaragozana Carlota Gutiérrez ha sido madre dos veces. Las dos en el domicilio familiar, atendida por una matrona y una doula.

La matrona Laura Sola asistiendo a la pequeña Nerea en el domicilio familiar donde dio a luz Carlota el pasado mes de agosto.
La matrona Laura Sola asistiendo a la pequeña Nerea en el domicilio familiar donde dio a luz Carlota el pasado mes de agosto.
HA

Carlota Gutiérrez, de 31 años, es una de las 26 mujeres aragonesas que el pasado año dieron a luz en casa asistidas por una matrona. Los dos partos que ha tenido han sido en el domicilio familiar, y haciendo balance recuerda esta experiencia como la "mejor" de su vida.

"Creo que dar a luz en casa, si el embarazo va bien, tendría que ser una opción más para la mujer y verse como algo normal, porque es toda una lección de vida. El miedo siempre está ahí, tanto si das a luz en casa como en un hospital. Abrir un poco esa ventana a un parto natural y más humanizado ayudaría a muchas mujeres a perderle el miedo a parir", defiende esta zaragozana, sociosanitaria de profesión.

Tanto ella como su marido, quien al principio -confiesa- era más "reacio" a contratar este servicio, presumen ahora en su entorno de haber sido padres por segunda vez en el hogar, una opción que aunque eligen cada vez más familias, sigue siendo muy minoritaria en Aragón, donde representa el 0,25% de los nacimientos. 

"Hay un miedo al parto que en realidad no debería ser tal, si abrimos esa ventana a que es algo natural y nos rodeamos de la gente que realmente necesitamos. En mi caso, di a luz a las diez de la mañana y a las 12.00 estaba con todos celebrando el nacimiento de mi hija y comiéndome un bocata de queso en el salón con ella en los brazos", cuenta con una sonrisa.

Dar a luz en casa para mí es la mejor experiencia que he tenido

Carlota Gutiérrez con su pequeña Nerea en brazos tras dar a luz en su parcela del Camping Bohalar el pasado mes de agosto.

Las mamás que se decantan por esta alternativa, detallan las matronas, suelen ser mujeres que se han informado mucho y que toman esta decisión de forma consensuada y muy "meditada" con sus parejas. "Acuden a nosotras porque quieren una alternativa a lo que su hospital de referencia les ofrece. Está el perfil de madre primeriza que ha oído partos muy traumáticos y quiere que su primer hijo venga con todo el respeto del mundo y también el de la mujer que da a luz por segunda vez y tras una mala experiencia decide hacerlo de esta forma porque para ella no es 'jugarse la vida', sino que confían en el parto asistido en el hogar como una opción segura y respetuosa para dar a luz a su hijo", destaca la matrona Laura Sola, quien ha asistido los dos partos de Carlota, el segundo este mes de agosto en el Camping Bohalar de Zaragoza, donde reside actualmente con su marido y sus dos hijas. En él, cuenta, intervino también una amiga que es 'doula', una profesión que se ha ido generalizando en muchos países, pero que a nivel formativo dista mucho de los conocimientos que tiene una matrona. La primera (con formación no sanitaria y no reglada) brinda fundamentalmente "un acompañamiento emocional" ocupándose de la parte psicólogica durante el embarazo y el parto, mientras que una matrona ha cursado su titulación universitaria de Enfermería y después ha tenido que pasar un examen (el EIR) y superar dos años de especialidad en Enfermería Obstétrico-Ginecológica.

Un protocolo del parto asistido en casa

Tanto Carlota como Laura son conscientes de que esta opción no es para todo el mundo. De hecho, en Cataluña existe una guía de referencia, respaldada por la Federación de Asociaciones de Matronas de España, que marca unos parámetros a la hora de atender este tipo de partos, como por ejemplo, que se trate de una gestación única (y no gemelar), que no hayan aparecido riesgos durante el embarazo o que el bebé venga de cabeza y no de nalgas. En Aragón, siguiendo un poco su estela, la Asociación Científica de Matronas está elaborando también un documento al respecto, aunque todavía no se ha publicado, informan. "Lo más importante es que la valoración la haga una profesional y que se acoja a todos esos criterios de inclusión para que el parto sea seguro. Si se cumplen todos esos ítems, realmente no se ha visto más mortalidad en el parto domicilario que en el hospitario", apunta, por su parte, María José Ramón, actual presidenta de la Asociación Científica de Matronas de Aragón, en relación a un estudio publicado por La Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá.

Desde su experiencia como madre, Carlota reitera que sus dos hijas han nacido "sanas" y no ha tenido ninguna de las dos veces ningún problema derivado del parto. "Confiaba 100% en el equipo que estaba conmigo y la verdad es que las dos veces fue todo muy rápido. Como no estaba nerviosa, fue todo rodado", relata esta zaragozana, quien reivindica también la figura del padre en este tipo de nacimientos.

"En el hospital parece que estorba, pero en casa la pareja es una pieza más y muy necesaria. El padre es partícipe total del parto. Mi marido, por ejemplo, estaba en primera plana viendo nacer a nuestra hija. Para él también es una experiencia inolvidable y a mí poder contar con él en ese momento me daba tranquilidad, al fin y al cabo un hijo nace del amor de dos personas y qué mejor manera de culminar ese proceso que estar con tu pareja dándote seguridad en el momento de dar a luz", subraya Carlota.

En su primer embarazo, recurrió a los servicios de Laura Sola en su semana 35 de gestación, tras acudir con su marido a varios talleres informativos que esta matrona había dado en Zaragoza. "En la primera charla que fui estaba de pocas semanas y ya salí convencida de que quería dar a luz en casa. Para mí como experiencia fue brutal. No puedo compararlo con un hospital, pero desde luego parir en casa con la gente que yo elegí, teniendo a mi marido cerca, a Laura y a la doula, fue más que suficiente", señala. Ahora a Carlota le gustaría que su testimonio sirviera para "normalizar" en la sociedad actual este tipo de partos asistidos en el domicilio (en embarazos normales), sin entrar a juzgar qué es mejor o peor para las familias.

"Quiero que sea una opción más y que en la libertad de la mujer esté el poder informarse, ver qué medios tienes y elegir sin parecer una loca por querer tener a tu hijo en casa. Desde luego que si hubiera habido alguna complicación en el embarazo hubiera ido al hospital, pero es que cualquier padre que quiera tener un hijo no va a arriesgar en este sentido", sentencia Carlota.

Etiquetas
Comentarios