Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Cuándo acudir y cuándo no a los servicios de Urgencias

En el año 2016 se atendieron en las urgencias hospitalarias de Aragón 635.400 solicitudes, pero solo precisaron ingreso 12 de cada 100 pacientes atendidos. El doctor Javier Povar, del Hospital Miguel Servet, explica cómo hacer un uso responsable de este servicio.

Javier Povar, coordinador de Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Javier Povar, coordinador de Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Aránzazu Navarro

"Los servicios de Urgencias siempre estamos ahí, pero hay que poner un poco de racionalidad a la hora de utilizarlos. Todos tenemos que sentirnos responsables de hacer un buen uso de las Urgencias, puesto que eso va a garantizar que los servicios funcionen adecuadamente y sean sostenibles", indice el doctor Javier Povar, coordinador de Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Los meses de invierno son, por lo general, los más complicados para estos servicios hospitalarios, que con frecuencia tienden a saturarse ante el incremento de casos del virus de la gripe y las consiguientes demoras que se suceden en algunos centros de Atención Primaria a la hora de pedir cita con el médico de cabecera. Pero, ¿es razonable acudir a Urgencias en estos casos? ¿Qué síntomas debe presentar el paciente para buscar este tipo de atención médica?

A juicio del doctor Javier Povar, la primera pregunta que todos deberíamos hacernos antes de acudir al hospital es si los síntomas son "graves" o, por el contrario, la consulta se podría demorar. "Si la urgencia que uno tiene es demorable, entonces se debe acudir a otro nivel asistencial", explica Povar, quien recomienda siempre, antes de ir al hospital, consultar los síntomas o las molestias con los dispositivos de Atención Primaria, puesto que "la elección adecuada del centro es un elemento importante para hacer sostenible el sistema de salud que tenemos".

Consultas que deben pasar por Atención Primaria

Para este especialista, los síntomas de catarro común, dolor de oídoscuadros de diarreas agudos que se van a autolimitar y otras molestias "menores" cuya consulta no obedezca a la sensación de gravedad, sino a factores de conveniencia, deben ser atendidos por norma general en los centros de salud, aunque consultas de este tipo -confiesa- se ven todos los días en Urgencias. "Todo el mundo entiende que el perfil de paciente que ya tiene enfermedades previas o el paciente con enfermedad crónica al que la gripe puede provocarle una descompensación de su sistema pulmonar necesite ir al hospital. Pero una persona joven (sin enfermedades) que tenga la gripe a priori no debería acudir al hospital", destaca este médico al concienciar de cómo hacer un uso responsable de este servicio, cuyas cifras de atenciones en Aragón van en aumento. 

Así, en el año 2016, se atendieron en los servicios de urgencias hospitalarios de Aragón 635.400 solicitudes, aunque solo precisaron ingreso 12 de cada 100 pacientes atendidos. "La tendencia en los últimos cinco años ha sido creciente. El acumulado desde 2013 en los servicios de Urgencias refleja un incremento del 15%, y las consultas urgentes aumentaron de media entre un 2 y un 2,5% al año", detalla Povar.

El porcentaje de ingreso (el 12%) no indica tanto que el resto de consultas atendidas no sean "urgentes" (las hay que se resuelven en una sola atención, como un brazo roto) -aclara este doctor- pero sí reconoce que un porcentaje importante responde a consultas que deberían ser atendidas por otros servicios. "El paciente lo que tiene que pensar es que Urgencias no es un sustituto del médico de Atención Primaria, que tiene que conocer al paciente y su evolución... Una de las ideas erróneas que tiene la población es que tanto da ir al centro de salud como a Urgenicas, cuando lo ideal -siempre que sea posible- es acudir a su médico", reitera.

Según datos del barómetro sanitario de 2017, el 65% de las personas que acuden a urgencias lo hace por decisión propia. Los registros hospitalarios aragoneses respaldan estas cifras e incluso elevan el porcentaje de estas consultas al 75%. "El hecho de que al servicio de Urgencias se pueda acudir libremente y no haya ninguna barrera es ya de por sí un atractivo. Si alguien tiene un síntoma o pequeña dolencia que considera que necesita atención médica y en su centro no le dan hasta dentro de varios días o no le cuadra el horario de su médico elige ir al servicio de urgencias por facilidad de acceso, y ese es un motivo importante para pacientes que viven en áreas urbanas. En áreas rurales, al estar mas lejos del hospital, no influye tanto", comenta este especialista en alusión a otro claro ejemplo de uso "no adecuado" de estos servicios.

Otra situación similar que este médico no justifica para acudir a las Urgencias es el hecho de estar pendiente de una prueba (por ejemplo, una resonancia) y no encontrar cita con el médico o especialista. "En Urgencias ni le podrá ver el especialista ni se le hará esa exploración que tiene necesidad de hacerse. Entendemos que vengan, y los atendemos, pero el sistema sanitario en estos casos debería dar otra respuesta", apostilla.

Otro caso frecuente que suele acabar en las Urgencias son los episodios de fiebre en la infancia. "Con los niños, sobre todo si son muy pequeñitos, suele haber bastante inquietud por parte de los padres en cuanto hay algún problema de salud, y ocurre lo mismo. Lo ideal es que el pediatra, que es quien conoce al niño y realiza su seguimiento, lo vea en estos casos. Pero si el niño se pone enfermo en un momento en que no tiene acceso a la consulta de pediatría es un motivo recurrente por el que aumenta la demanda de Urgencias infantiles, que son bastante numerosas, y una de las consultas más frecuentes es la fiebre", comenta Povar, quien insiste -para tranquilidad de los padres- en que este tipo de procesos son "autolimitados".

Situaciones en las que debemos ir a Urgencias

Por el contrario, hay situaciones en las que desgraciadamente, la gravedad de los síntomas o los acontecimientos no admiten demora alguna a la hora de actuar. "Cuando una persona tiene una situación de emergencia y se presenta de forma súbita lo mejor es llamar al 061", aconseja Povar, quien pone como ejemplo síntomas como un dolor brusco en el pecho, una pérdida de conocimiento o lo que podría ser un cuadro de ictus

"Este servicio, en un momento dado, puede orientar a la persona si no se tienen muy claros los síntomas. Tienen protocolizado para cada consulta una serie de preguntas para establecer si el cuadro es grave o no y en caso de una situación grave pueden orientar hasta que se moviliza el recurso sanitario que consideran adecuado sobre la premura de atención que el paciente necesita", informa este médico.

Etiquetas
Comentarios