Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Si estoy a dieta, ¿qué me pido en la cena de empresa?

Las cenas de empresa son el punto de partida de los excesos navideños, pero también se puede disfrutar de estas citas de forma saludable si se sabe cómo.

En una cena de empresa de picoteo es recomendable servirse en el plato para no picar más de la cuenta.
En una cena de empresa de picoteo es recomendable servirse en el plato para no picar más de la cuenta.
Unsplash

La Navidad no es la mejor aliada cuando se está a dieta, ya que la mayoría de festividades se celebran comiendo. A ello tampoco contribuye la apretada agenda social de esta época, que parece ser el momento para (por fin) ponerse de acuerdo con aquellos que no ves desde hace tiempo y, también, las mejores fechas para celebrar los buenos deseos con los que más nos quieren. Entre las citas gastronómicas propias de este periodo no pueden faltar  la comida del día de Navidad, las jornadas de Nochebuena y Nochevieja y la cena de empresa. En Zaragoza, estas últimas arrancaban con fuerza en el puente de la Constitución con los restaurantes 'a tope'. Una vez decidido el 'look' que se lucirá para el evento, solo queda sobrevivir a una copiosa cena intentando respetar la dieta. ¿Se puede conseguir? Con estas claves que ofrecen desde el departamento de nutrición y bienestar del hotel Barceló Portinatx, sin duda.

La bebida. El truco está en combinar vino blanco y agua mineral para que la copa de blanco dure más de lo habitual. Además, si optas por un vino seco ingerirás menos calorías pues contiene menos azúcar. Es recomendable evitar los refrescos 'light' porque no son sinónimo de saludable. Si apuestas por el tinto, ten cuidado con las posibles manchas que se pueden eliminar con estos trucos infalibles. Para las copas de después, hay que evitar el alcohol y las bebidas azucaradas.  Platos para compartir. La fórmula más habitual es servir, como primer plato, varias elaboraciones para compartir. Ante esta tentación, selecciona los alimentos más saludables y sírvelos en tu plato. Las ensaladas, el carpaccio o el tartar son los más recomendables, dejando fuera los fritos y las salsas.  Pan. Se puede comer una pieza pequeña, ya que no hay que eliminarlo de las dietas puesto que aporta cantidades moderadas de energía y nutrientes.  El plato principal. Como los menús de las cenas de empresa suelen tener platos cerrados, para la mejor opción es decantarse por aquella elaboración que no tenga salsa (o pide que te la sirvan aparte) y que sea a la plancha.  El postre. Como es difícil resistirse al postre, compartir es lo más acertado. Después de ingerir este capricho dulce, prueba a tomar un té verde, ya que ayuda a la pérdida de peso y facilita la digestión. No es fácil hacer frente a la cena de empresa, y mucho menos si se hace un amigo invisible, pero no hay que temer a este momento: es el pistoletazo de salida a la época más mágica del año.

- Ir al suplemento de salud

- Ir al suplemento de gastronomía

- Consulta la agenda cultural de Navidad en Aragón 

Etiquetas
Comentarios