Salud

Heraldo Saludable

¿Es lo mismo la alergia que la intolerancia a la lactosa?

El malestar y el rechazo a la leche son dos reacciones comunes en estas dos patologías. Sin embargo, la causan diferentes nutrientes y también presentan otros síntomas.

Más de un 30% de los españoles tiene dificultades para digerir adecuadamente la lactosa.
Unsplash

Un 25% de la población padece alguna intolerancia alimentaria y entre las más frecuentes se encuentra la lactosa. El malestar y el rechazo a la leche son dos reacciones provocadas por la intolerancia, aunque también pueden desencadenarse por una alergia al producto. Por ello, hay que aprender a diferenciar entre alergia e intolerancia a la lactosa pues, aunque presentan reacciones similares, están causadas por diferentes nutrientes y presentan otros síntomas.

¿Qué es la intolerancia a la leche?

Aparece cuando la lactosa no se puede digerir de forma adecuada por un déficit de lactasa que es la encargada de dividir el azúcar en sus dos componentes fundamentales: la glucosa y la galactose. Aunque también puede darse en niños, es más habitual entre los adultos. Sus síntomas, que aparecen entre 30 minutos y dos horas después de ingerir el alimento, se centran en el aparato digestivo causando náuseas, excesos de gases, diarrea y distensión abdominal. Si se advierten algunas de estas dolencias, parece lógico que la solución pase por dejar de ingerir leche o derivados lácteos, si bien algunos estudios indican que dejar de tomar leche siendo intolerante a la lactosa puede ser perjudicial. Se pueden seguir consumiendo productos lácteos siempre y cuando sean sin lactosa.

¿Qué es la alergia a la leche?

Se produce una alergia a la proteína de la leche como una reacción al sistema inmunitario. Al contrario que la intolerancia, produce más afecciones en niños de hasta tres años y de forma excepcional en adultos. Sus síntomas, que aparecen poco minutos después de ingerir el alimento, se dan tanto en el aparato digestivo (picor en la lengua, paladar y garganta, nauseas, diarrea y cólicos), como en la piel (eccema, hinchazón, urticaria) y en las vías respiratorias (rinoconjuntivitis, asma y sibilancias). Para tratarla, hay que evitar los lácteos y sus derivados. La leche se puede sustituir por otras fórmulas como la de soja o avena.

¿Cómo los identifico de forma rápida?

Síntomas

Picor en la lengua, el paladar o la garganta, naúseas, cólicos, eccemas en la piel o dificultades en las vías respiratorias: alergia. Naúseas, exceso de gases, distensión abdominal o diarrea: intolerancia.Cuándo aparecen los síntomas

A los pocos minutos de tomar leche o cualquiera de sus derivados: alergia. Entre los 30 minutos y dos horas después: intolerancia. Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios